Detenidos dos funcionarios por introducir cocaína en la cárcel y venderla a los reclusos

Detenidos dos funcionarios por introducir cocaína en la cárcel y venderla a los reclusos

elmundo.es

* El cabecilla de la banda era un ex preso de la cárcel de Córdoba

* Se sospechó de la “particular” relación de estos trabajadores con presos

* Los cinco arrestados se encuentran ya en prisión

Toñi Caravaca | Córdoba

La Guardia Civil ha detenido a dos funcionarios de prisiones en el marco de la ‘operación Horco’ por introducir droga en el interior de la cárcel cordobesa con el objeto de distribuirla entre los reclusos.

Tras más de tres meses de investigaciones, los dos trabajadores públicos, que responden a las iniciales de M.A.V., de 46 años, y S.S.E., de 49, han sido detenidos este viernes por la noche cuando se incorporaron a su puesto en el centro penitenciario acusados de ser autores de un delito de tráfico de drogas. En el momento de la detención, según ha informado este martes la Benemérita, los agentes localizaron en el registro del coche de M.A.V. 75 dosis de cocaína preparadas para ser distribuidas.

La Guardia Civil ha detenido además a otras tres personas que, junto a los dos funcionarios, conformaban el grupo delictivo ahora desarticulado. La Benemérita ha informado de que la investigación se inició el pasado mes de noviembre después de tener conocimiento de que un grupo de personas, con la colaboración de algún funcionario de prisiones, estaba introduciendo droga en la cárcel provincial para su venta a los reos.

Fue entonces cuando los agentes comprobaron que ciertos reclusos mantenían relaciones “muy particulares” con dos trabajadores públicos y centraron en éstos la investigación.

Los avances arrojaron que los dos funcionarios formaban parte de una organización estructurada y jerarquizada dedicada al tráfico y distribución de drogas, cuyo liderazgo recaía sobre A.J.M.U., un antiguo preso que había cumplido condena recientemente en dicha prisión con la ayuda de su hermano, J.M.M.U. Los ahora detenidos preparaban las dosis en un “domicilio de seguridad” que tenían en la capital cordobesa.

Posteriormente, M.A.G.P realizara las labores de correo para entregar la droga entre el primer eslabón de la cadena y los dos funcionarios, quienes se encargaban de introducirla en el interior de la cárcel.

Tras dar por concluida la investigación, el viernes se procedió a las detenciones, tanto de los funcionarios de Prisiones como de A.J.M.U. y M.A.G.P, estos últimos arrestados por la noche. El quinto integrante, J.M.M.U., fue localizado en las cercanías de un establecimiento de ocio.

En el transcurso de la ‘operación Horco’, los agentes se han incautado más de 850.000 dosis de cocaína y cuatro kilogramos de sustancia de corte, además de una escopeta, dos pistolas de aire comprimido, numerosos teléfonos móviles, cuatro vehículos y 2.000 euros. El juez ha ordenado el ingreso en prisión de todos los detenidos.

CÓRDOBA | Uno de ellos introducía 75 dosis en la cárcel cuando fue arrestado.

************************************************************************************************************************************************

La Guardia Civil cierra en Córdoba la Operación “Horco” con cinco detenidos y 850.000 dosis de cocaína incautadas

El grupo desarticulado en Córdoba también distribuía droga en la prisión, dos de cuyos funcionarios están entre los detenidos

CÓRDOBA, 15 (EUROPA PRESS)

La Guardia Civil ha dado por cerrada este martes en Córdoba la denominada Operación “Horco”, que se ha saldado con cinco detenidos y la aprehensión de más de 850.000 dosis de cocaína. El grupo desarticulado contaba con laboratorio propio y distribuía droga en la prisión cordobesa, dos de cuyos funcionarios están entre los detenidos.

Según ha informado la Guardia Civil, los detenidos en Córdoba son: S.S.E., de 49 años; M.A.V. de 46 años; M.G.P., de 31 años, y a los hermanos A.J.M.U., de 37 años, y J.M.M.U., de 23 años, siendo éstos dos últimos quienes ejercían la dirección del grupo desmantelado. Todos los detenidos son vecinos de Córdoba y entre ellos conformaban el grupo delictivo dedicado al tráfico de drogas que ha sido desmantelado por Benemérita y que presenta la peculiaridad de contar entre sus puntos de distribución de droga con el Centro Penitenciario de Alcolea, contando para ello con los dos funcionarios de la cárcel ya detenidos.

La operación se inició el pasado mes de noviembre, al tener la Guardia Civil las primeras informaciones que apuntaban a la existencia de un grupo de personas que, con el apoyo de algún funcionario de prisiones, estaba introduciendo droga, esencialmente cocaína, en el Centro Penitenciario de Alcolea, para su posterior distribución entre los reclusos que cumplen condena en el mismo.

Una vez iniciadas las investigaciones, la Guardia Civil pudo saber que con el grupo de presos que realizaba la distribución de la cocaína en el interior de la prisión mantenían unas relaciones muy “particulares” dos funcionarios de Instituciones Penitenciarias, por lo que se centraron las investigaciones sobre ambos funcionarios, para lo cual ha resultado imprescindible contar con el apoyo permanente de los responsables de la prisión.

Tras las primeras semanas, los investigadores de la Policía Judicial de la Guardia Civil llegaron a la conclusión de que los dos funcionarios podían ser quienes se encargaban de introducir la cocaína en los módulos de la prisión, por lo que se procedió a judicializar la Operación “Horco”.

Con el avance de la operación la Guardia Civil pudo concretar que los dos funcionarios de prisiones investigados podían estar integrados en una organización delictiva perfectamente estructurada y jerarquizada, dedicada al tráfico y distribución de drogas y bajo el liderazgo de un ex recluso, A.J.M.U., que había cumplido recientemente condena en el propio Centro Penitenciario de Alcolea, .

La Guardia Civil supo que mientras A.J.M.U. estuvo encarcelado y a través de su hermano, J.M.M.U., había podido seguir dirigiendo el grupo delictivo, preparar las operaciones de compra, venta y distribución de la Cocaína, encargándose su hermano de todo lo relacionado con las negociaciones ilícitas en el exterior de la prisión.

Asimismo, la Policía Judicial de la Guardia Civil pudo identificar plenamente a los cinco integrantes del grupo que han sido detenidos y conocer su “modus operandi”, que básicamente consistía en que recibir la cocaína en un domicilio de seguridad, que la organización delictiva tenía en Córdoba, donde la preparaban en pequeñas dosis en el laboratorio casero con el que contaba el grupo delictivo.

La Guardia Civil pudo acreditar que M.A.G.P. era el encargado de efectuar las labores de correo y entrega de la droga entre el primer escalón de la organización y los dos funcionarios de la prisión, quienes eran los encargados de introducir la droga en el interior del Centro Penitenciario y distribuirla entre el personal recluso. Las labores de correo y entrega de la droga a los funcionarios eran supervisadas por los dos cabecillas de la organización, J.M.M.U. y A.J.M.U., quienes en algunas ocasiones hacían ellos mismos las entregas.

Después de más de tres meses de intensas investigaciones, la Policía Judicial de la Guardia Civil consideró que ya disponía de suficientes indicios para dar por concluida la investigación y proceder a la explotación de la operación, lo que hizo en coordinación con la Dirección del Centro Penitenciario en la tarde y noche del pasado viernes 11 de marzo, cuando los funcionarios de prisiones sospechosos entraban a prestar servicio en el Centro Penitenciario.

Ambos funcionarios, M.A.V. y S.S.E., fueron detenidos como supuestos autores de un delito de tráfico de drogas. En el momento de su detención, la Guardia Civil localizó en el registro superficial practicado en el interior del vehículo de M.A.V. 75 dosis de cocaína, que pretendía distribuir esa noche entre los reclusos.

Inmediatamente después de efectuar estas dos primeras detenciones, la Guardia Civil procedió a detener al resto de los miembros del grupo ya desarticulado, concretamente a A.J.M.U., y M.A.G.P., siéndole intervenidas a éste último 37 dosis de cocaína preparadas y dispuestas para su distribución. Finalmente, al detener al quinto integrante del grupo, J.M.M.U., quien fue localizado en las inmediaciones de un conocido establecimiento de ocio de Córdoba, la Guardia Civil le intervino 900 euros en billetes pequeños, presuntamente fruto de las actividades de menudeo de drogas que debía estar realizando en aquellos momentos.

Tras estas cinco detenciones, los investigadores de la Guardia Civil solicitaron de la autoridad judicial que conocía la operación los correspondientes mandamientos de entrada y registro de los tres domicilios que se sospechaba que el grupo utilizaba para las distintas actividades delictivas, registros que se llevaron a efecto el pasado sábado 12 de marzo.

Fruto de estos registros, la Guardia Civil ha logrado intervenir más de 850.000 dosis de cocaína, así como cuatro kilogramos de sustancias para realizar el corte y adulteración de ésta, dos prensas y las distintas molduras para fabricar “ladrillos” de cocaína, para su venta y distribución a otros grupos de traficantes de droga, y los útiles necesarios para la preparación de las papelinas. También fueron intervenidas una escopeta del calibre 12, que figuraba sustraída desde hace dos años en Villaviciosa, dos pistolas de aire comprimido, numerosos teléfonos móviles, cuatro vehículos y 2.000 euros.

Diligencias y detenidos ya han sido puestos a disposición de la autoridad judicial, que ha acordado el ingreso en prisión de los cinco detenidos, dándose por cerrada una operación que, según ha destacado la Benemérita, no hubiera sido posible sin “la extraordinaria colaboración prestada por el Centro Penitenciario en las investigaciones practicadas por la Policía Judicial de la Guardia Civil”.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.