Más de 2.000 reclusos reciben ayuda psiquiátrica

Gallizo reitera que las cárceles no están “ni pensadas ni preparadas para ello”

Ó. L. F. MADRID 24/05/2011 08:20

La secretaria general de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo, volvió a quejarse ayer de que las cárceles españolas no están “ni pensadas ni preparadas” para atender a enfermos psiquiátricos y que, sin embargo, deben asistir a un elevado número de reclusos con trastornos mentales.

¿Cuántos? Según los estudios elaborados en 2006 y 2009, y que Gallizo volvió a esgrimir en su comparecencia de ayer ante la Comisión de Interior del Senado, un 42,2% de los 73.000 presos actuales sufre algún tipo de enfermedad mental. De ellos, un 23,3% presenta ansiedad; un 17,5%, problemas ligados al abuso de drogas, y un 14,9%, depresiones reactivas. Y lo más preocupante, el 4,2% manifiesta “transtornos mentales graves”.

Los psiquiátricos penitenciarios acogen a 550 presos con dolencias graves

En su comparecencia en la Cámara Alta, la responsable de Prisiones aseguró que, pese a que los centros penitenciarios ni tienen “los recursos necesarios” para atender a internos con estas patologías ni son la institución “idónea para desarrollar” los tratamientos que necesitan, ya prestan ayuda psiquiátrica especializada a más de 2.000 reclusos.

“Sobreocupados”

Una parte importante de ellos, en concreto 550, son los que permanecen ingresados en los dos únicos hospitales psiquiátricos penitenciarios que existen en España, los de Sevilla y Alicante. Dos centros que, a la vista de esta cifra, Gallizo calificó de “sobreocupados” por culpa de los ingresos”inadecuados”.

Otros 1.453 reclusos han sido incluidos en un programa de atención especial

A estos 550 se suman los 1.453 internos incluidos en las actividades de rehabilitación y reinserción del Programa Marco de Atención Integral a Enfermos Mentales (PAIEM), puesto en marcha en septiembre de 2009 y que, en opinión de la responsable de Prisiones, ya ha aportado resultados positivos, entre ellos, la disminución de los incidentes violentos protagonizados por presos con trastornos psiquiátricos.

En este sentido, Gallizo destacó el papel que juegan los “internos de apoyo”, 72 reclusos que han obtenido la titulación de auxiliar de enfermería en salud mental y toxicomanías y que han sido contratados por Instituciones Penitenciarias para colaborar en la rehabilitación de los presos con problemas de salud mental.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.