Sancionados con hasta seis meses de empleo y sueldo los funcionarios expedientados tras la fuga de la cárcel

SEVILLA, 24 May. (EUROPA PRESS) –

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, adscrita al Ministerio de Interior, ha sancionado con seis, cuatro y dos meses de suspensión de empleo y sueldo, respectivamente, a los tres funcionarios que fueron expedientados por la fuga de la cárcel de Sevilla I protagonizada a principios del pasado mes de febrero de 2010 por dos presos, que posteriormente fueron localizados y detenidos en Lérida.

En este sentido, fuentes penitenciarias han informado a Europa Press de que el departamento de Mercedes Gallizo ha resuelto recientemente los expedientes disciplinarios abiertos el pasado año y ha suspendido de empleo y sueldo durante seis meses a uno de los funcionarios; con cuatro meses a otro, y con dos meses al jefe de servicio del turno de noche de la prisión sevillana.

Las fuentes han indicado que los funcionarios han empezado ya a cumplir la sanción, precisando que, una vez la cumplan, volverán a los mismos puestos de trabajo que ocupaban con anterioridad a la fuga. Conviene recordar que la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias atribuyó una falta “muy grave” a dos de los funcionarios, que podían haber sido suspendidos con hasta seis años de empleo y sueldo, mientras que, en el caso del jefe de servicio del turno de noche, la falta “grave” atribuida por Instituciones Penitenciarias podría haber acarreado una suspensión de empleo y sueldo de hasta seis meses.

Una vez se produjo la fuga, y además del expediente abierto contra estos tres funcionarios, el departamento que dirige Mercedes Gallizo resolvió cesar al subdirector de seguridad de la cárcel Sevilla I. Las conclusiones “preliminares” de la investigación interna señalaron que “dada la actividad desarrollada” por los reos fugados y “el recorrido realizado” desde el módulo siete hasta abandonar por completo el recinto penitenciario, la evasión se produjo “en buena parte, por una secuencia de fallos humanos”, si bien también concurrió “una cierta dejadez en la revisión de los sistemas de seguridad”.

Asimismo, y en enero de 2011, la secretaria general de Instituciones Penitenciarias nombró a Juan Manuel Ruiz, director hasta ese momento del centro penitenciario Sevilla I, nuevo inspector de zona para Andalucía Occidental. Tras ello, la dirección de esta prisión pasó a ser responsabilidad de Ana Isabel Martín, quien desde finales de 2006 dirigía el centro penitenciario de Córdoba.

DETENIDOS EN LÉRIDA

La fuga fue descubierta en el recuento realizado a las 7,45 horas del día 4 de febrero de 2010, cuando se comprobó que faltaban estos dos presos, internos en el módulo 7 de preventivos, lo que motivó que inmediatamente Instituciones Penitenciarias abriera una investigación para intentar esclarecer las circunstancias que habrían rodeado esta fuga, al tiempo que solicitaba que se reforzaran las medidas de seguridad en este centro, sobre todo durante las guardias nocturnas.

Los dos presos fugados y posteriormente detenidos son Mohamed Larli, ciudadano de origen marroquí de 22 años que cumplía una condena de tres años y seis meses de cárcel por robo con violencia, y R.H.C., cordobés de 28 años más conocido como ‘El Rafi’, que se encontraba en prisión preventiva por el homicidio perpetrado a tiros en Bujalance sobre la persona de José Reyes, si bien también le pesa una condena de siete años y seis meses por robos.

No fue hasta el 25 de febrero cuandos ambos fueron detenidos en Lérida –junto a la prima de ‘El Rafi’, acusada de dar cobijo en su propio piso a ambos–, todo ello tras las investigaciones llevadas a cabo por las distintas unidades policiales, que permitieron estrechar el cerco a los fugitivos. Así, y una vez localizada la vivienda donde podrían ocultarse, se solicitó el correspondiente mandamiento de entrada y registro, que ha sido realizado por agentes de los Grupos Operativos Especiales de Seguridad (GOES) de la Jefatura Superior de Policía de Cataluña.

HUIDA POR LA TERRAZA

En el interior del inmueble, y sobre las 8,00 horas, localizaron a Mohamed Larbi, que intentaba darse a la fuga por la terraza del inmueble. El otro fugado, Rafael Hidalgo, ante la sospecha de que su arresto pudiera ser inminente, adoptaba grandes medidas de seguridad con el fin de intentar detectar la presencia policial. En el momento de la intervención de los agentes, reaccionó rápidamente y saltó al balcón de la vivienda contigua antes que Mohamed, cerrando la persiana para asegurarse la fuga.

En la huida sustrajo de una vivienda un anorak y un gorro de lana para disimular su aspecto, y se dirigió a una zona con mucha vegetación, conocida como ‘La Mitjana’, donde finalmente fue localizado alrededor de las 14,00 horas entre unos matorrales gracias a un amplio dispositivo compuesto por agentes de la Policía Nacional, de los Mossos d’Esquadra y de la Guardia Urbana de Lleida.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.