Un juez anula el castigo de Justícia a un funcionario de la prisión

Lleida – Redacción 2011-06-08 lamanyana.es

El Juzgado Contencioso Administrativo 13 de Barcelona ha estimado una demanda contra la sanción de un jefe de servicios del Centre Penitenciari de Ponent impuesta por la Administración de la Generalitat y que obligaba a que el afectado fuese cesado de su lugar de trabajo.

El citado jefe de servicios fue castigado por el Departament de Justicia de la Generalitat de Catalunya tras haber sido considerado “autor y responsable de una infracción grace de abuso de autoridad, cometida con un interno el día 21 de mayo de 2009”. El recluso aseguró que el funcionario le había agredido físicamente, sin presencia de testigos, tras ser llamado a la sala de cacheos.

La administración de la Generalitat había ejecutado el castigo antes de que el juez dictara sentencia lo que indignó, entre otros al sindicato CSI.F Presons Lleida, que interpusieron una demanda contra la Generalitat por el castigo prejudicial. El fallo de la sentencia es contundente al declarar nulas de pleno derecho las actuaciones administrativas impugnadas.

El juez utiliza diversos fundamentos jurídicos para anular la decisión de la Generalitat. El magistrado asegura que se imputaron unos cargos al funcionario fundamentando los hechos en una información reservada a la que no tuvo acceso el castigado. Además, el funcionario interesó “sin éxito la testifical del interno denunciante”. El magistrado alerta que “cabría inferir la imposibilidad de excluir con razonable seguridad la hipótesis de autolesión del interno denunciante o de lesiones ocasionadas por otro interno con la ayuda de otro reo en los espacios muertos”.

El magistrado califica de “falta de transparencia la gestión de algunas informaciones reservadas”. Al final concluye que son nulas las decisiones que tomaron la administración de justicia.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.