Funcionarios de Sevilla I logran abortar la fuga de un interno

JORGE MUÑOZ , LOS ALCORES diariodesevilla.es

Los funcionarios de la prisión de Sevilla-I lograron abortar ayer tarde la fuga de un preso que había empleado el mismo método por el que escaparon dos reclusos en febrero de 2010.

El nuevo intento de fuga se produjo sobre las 18:30 horas de ayer cuando el recluso Francisco G. L., de 20 años, arrancó la pata de una mesa con la que hizo un agujero en una de las paredes de su celda, al igual que ocurrió en la fuga que se produjo en febrero de 2010. El recluso había tapado la pared con un poster y su intención era, una vez fuera del módulo II de cumplimiento –donde estaba internado-, escapar por una ventana del mismo y acceder al techo para, a continuación, salir de la cárcel por uno de los muros, según informaron a este periódico fuentes del caso.

Las mismas fuentes precisaron que, de no lograr este propósito, el individuo tenía previsto secuestrar a algún funcionario, para lo cual iba provisto de un “pincho” de fabricación casera para amenazar a los trabajadores de la prisión. Sin embargo, la rápida actuación de los funcionarios de Sevilla-I, que sospecharon de inmediato de que podía estar produciéndose una fuga, evitó la misma y permitió la captura del interno.

Francisco G. L. estaba un cumpliendo una condena de seis meses, aunque tenía otras causas pendientes y recientemente se le había acumulado para su cumplimiento otra condena de nueve meses. Tras su captura, está en un módulo de aislamiento.

El coordinador de prisiones del sindicato CSIF, Claudio Estebán, denunció ayer tras este nuevo intento de fuga la falta de medios de los funcionarios que trabajan en la cárceles sevillanas, dado que en esta ocasión el preso tenía incluso previsto secuestrar a algún funcionario de prisiones si no le salía bien su plan de fuga. El representante sindical reclamó “mayor seguridad y más medios” para los funcionarios, entre los que destacó la necesidad de incrementar los aparatos de comunicación para los trabajadores, así como chalecos “antipinchos”.

Claudio Estebán recordó que en los últimas semanas también se abortó un intento de secuestro de funcionarios en la cárcel de Sevilla-II, en Morón de la Frontera, por lo que denunció la “escalada de violencia” que se está produciendo en las prisiones sevillanas y españolas, algo que achacó además de esa falta de medidas de seguridad a la reducción de las plantillas de funcionarios. “Este año se han convocado sólo 60 plazas de funcionarios de Instituciones Penitenciarias para toda España, lo que no cubre las vacantes que se producen en la plantilla y hace que la ratio de funcionarios por preso haya descendido del orden del 25%”, aseveró Claudio Esteban.

El intento de fuga de ayer en la cárcel de Sevilla-I recuerda a la huida que se produjo el 4 de febrero de 2010 a través de los tejados de la prisión, a los que dos reclusos accedieron después de reventar una ventana forzándola con un somier. Uno de los internos huidos fue Rafael Hidalgo Castro, el Rafi, de 28 años, considerado un preso especialmente peligroso y acusado de un crimen cometido en la localidad cordobesa de Bujalance en noviembre de 2008, además de contar con una condena de 7 años, 6 meses y 12 días en vigor por varios delitos de robos con fuerza. El otro recluso fue un joven marroquí de 22 años, Mohamed Larbi Elimlami, que cumplía una condena de 3 años y 6 meses por un robo con violencia y estaba en situación de preventivo por otro robo. Los dos individuos fueron capturados poco tiempo después en Cataluña.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.