Condenados dos presos, padre e hijo, por agredir a un funcionario de El Dueso

Noticias EFE

Santander, 29 sep (EFE).- El Juzgado de lo Penal número 2 de Santander ha condenado a dos presos del centro penitenciario de El Dueso, padre e hijo, por agredir a un funcionario de prisiones que estuvo casi medio año de baja por las lesiones sufridas.

La sentencia condena al hijo a dos años y medio de cárcel por sendos delitos de atentado y lesiones, y al padre le impone tres años de prisión, porque le aplica la agravante de reincidencia.

El fallo todavía no es firme, porque está pendiente de que se resuelva el recurso de apelación, según han informado fuentes judiciales.

Los hechos ocurrieron en febrero del año 2010 cuando uno de los funcionarios del centro penitenciario llamó la atención a uno de los presos, Jonatan M.T., porque estaba fumando en el salón cultural y de juegos.

La sentencia explica que el otro acusado, Santos M.P., padre de Jonatan, increpó e insultó entonces al funcionario, que decidió pedir apoyo a sus compañeros y dirigirse a la garita.

Los dos reclusos le siguieron y empezaron a propinarle empujones, puñetazos, patadas y rodillazos, impidiéndole salir de la garita, donde fue agredido “violentamente”.

El trabajador volvió a pedir auxilio y acudió un compañero que pudo llevarse a uno de los presos. Mientras tanto, el otro recluso, Santos M.P., continuó zarandeando al funcionario, hasta que llegó otro más y lo redujo.

Como consecuencia de la agresión, el trabajador sufrió diversas contusiones y heridas y necesitó tratamiento psiquiátrico. En total, estuvo 166 días de baja.

En sus declaraciones, los dos presos reconocieron el incidente pero negaron la agresión al funcionario. Sin embargo, la sentencia subraya que sus versiones se contradicen, ya que uno de ellos, el hijo, admitió que hubo golpes y empujones, pero aseguró que fueron “fortuitos y accidentales, sin ánimo de lesionar” al trabajador.

Frente a ello, el juzgado destaca que la declaración del funcionario ha sido “única e idéntica”, tanto en la investigación interna como en la judicial, y ha relatado “con minuciosidad” cómo le “acorralaron” y agredieron los acusados.

Además, su versión queda también corroborada por la declaración de los otros dos funcionarios que acudieron en su auxilio y por los informes médicos.

La sentencia rechaza asimismo las alegaciones de Santos M.P., que se oponía a ser considerado coautor de la agresión y, en todo caso, decía ser cooperador necesario o inductor.

Y también reclamaba que se le aplicara la atenuante de arrebato u obcecación porque, a su juicio, el funcionario había incurrido en un “abuso de poder” sobre su hijo.

El juzgado tampoco acepta esta petición y replica que la actuación del padre “no tiene justificación alguna” y se debe a su “carácter violento y carente de cualquier control”.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.