Recortar hasta en las piscinas de la cárcel

intereconomia.com

El consejero de Economía, Andreu Mas-Colell, está repasando todas las facturas de la Generalitat para ver en qué se puede ahorrar y está pasando el rastrillo incluso en partidas insólitas. Por ejemplo, las piscinas de las cárceles. Este verano los presos no podrán bañarse porque el mantenimiento cuesta 10.000 euros por piscina y temporada. De hecho, la cárcel de Figueres, que está lista para estrenarse, no se utiliza por lo caro que cuesta el mantenimiento de unas instalaciones de lujo con toda clase de servicios. No obstante, no se atreve a quitar las embajadas catalanas que tienen presupuestadas una partida superior al millón de euros.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.