Los Mossos cargan en una protesta contra los recortes de Mas

La Generalitat pone como excusa la manifestación para romper la negociación

MARÍA JESÚS CAÑIZARES / BARCELONA

Día 03/12/2011 abc.es

Las posturas no pueden estar más enconadas y las primeras reuniones oficiales entre representantes sindicales del sector público y la Generalitat han acabado en fracaso. Si el jueves eran los empleados públicos los que se levantaban de la Mesa de negociación debido a la inconcreción de los recortes propuestos por el gobierno de Artur Mas, ayer era la administración autonómica la que daba por concluido el encuentro debido a la manifestación convocada por los funcionarios de prisiones ante la cárcel Modelo de Barcelona.

A juicio de la Generalitat, esta protesta, en la que participaron un centenar de personas, suponía una medida de presión. Una protesta en la que agentes de los Mossos d’Esquadra cargaron con porras contra los empleados porque, según fuentes de la Consejeria catalana de Justicia, éstos impedían la entrada en el centro penitenciario a los trabajadores del segundo turno. Fuentes de UGT aseguraron que dos manifestantes en el acto resultaron heridos.

Nuevas acciones

La concentración obligó a suspender 12 juicios, 28 ruedas de reconocimiento y dos visitas al médico forense, pues los reclusos no pudieron salir de la instalación en toda la mañana para desplazarse a los juzgados. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña aseguró en un comunicado que respeta el derecho de protesta de los ciudadanos, pero que eso «no puede afectar a los derechos fundamentales de los presos».

La protesta se enmarca en una serie de acciones que comenzaron la semana pasada en la cárcel de Quatre Camins y con una manifestación el 15 de noviembre, con la finalidad de denunciar los recortes laborales.

El jueves, los sindicatos catalanes de la función pública plantearon una manifestación unitaria contra los recortes para el 14 de diciembre en las cuatro capitales catalanas, debido a la falta de información sobre los plazos en que deben aplicarse las rebajas salariales, así como el número de personas afectadas. En concreto, la administración autonómica no ha desvelado qué número de interinos prevé despedir en 2012. Sí trascendió el ahorro que espera obtener la Generalitat con estos ajustes, un total de 860 millones de euros, la mayoría de los cuales, 297,5 millones, se lograrán con la modificación de los complementos por estadios, niveles de carrera o tramos docentes del ámbito de la Enseñanza.

En el primer encuentro, celebrado el miércoles, el ejecutivo catalán planteó medidas temporales y estructurales para reducir los salarios de los funcionarios, entre las que destaca la revisión de las plantillas ocupadas por interinos, la suspensión de nuevas ofertas de empleo público y la eliminación de pagas y complementos salariales.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.