La negociación sobre los salarios de los funcionarios se enquista

Las negociaciones entre la Generalitat y los sindicatos sobre los recortes en las nóminas de los funcionarios pareció entrar ayer en vía muerta, al no concretarse ningún acuerdo. Ambas partes se reunieron durante más de dos horas, y al finalizar el encuentro nadie se mostró satisfecho.

El portavoz del sindicato IAC, Luis Blanco, señaló que la reunión «no sirvió para nada»

El portavoz del sindicato IAC, Luis Blanco, señaló que la reunión «no sirvió para nada» – Foto: Efe

9 Diciembre 11 – – Joan Planes larazon.es

BARCELONA – La sensación generalizada es que la relación entre el Govern y los funcionarios no pasa por su mejor momento. A la espera de una huelga y de una nueva reunión prevista para el martes, la tensión ha aflorado en los últimos días en forma de protestas de los trabajadores de las cárceles de Quatre Camins, Modelo y Ponent, un hecho que provocó que los representantes de la Generalitat abandonaran la penúltima reunión tras hora y media.

Tras finalizar el encuentro de ayer, los sindicatos de los empleados públicos, CC OO, UGT e IAC, denunciaron que, a su juicio, la Generalitat quiere recortar un 10 por ciento los salarios de los funcionarios. Sus representantes explicaron que en la reunión la Generalitat expuso que su previsión es un ahorro de 620 millones de euros con medidas que afectarán a costes salariales.

Desacuerdos

Los sindicatos pidieron a la Generalitat que anule su propuesta de despedir interinos y que renuncie a la nueva rebaja salarial planteada, pero el Govern no cedió. Este desacuerdo provocó que la negociación siga enquistada, aunque no está rota. En declaraciones tras la cuarta reunión para tratar los recortes, los sindicatos aseguraron que no puede haber negociación hasta que la Generalitat no retire la propuesta de reducir empleos recortando los interinos, y propusieron cinco medidas alternativas a las que afectan a los salarios de los empleados públicos en general, con las que calculan que la Generalitat ahorraría más de 1.000 millones.

Estas cinco medidas son la práctica eliminación de las externalizaciones de servicios que pueden realizar los propios trabajadores públicos (ahorro de 300 millones); la supresión de las indemnizaciones por asistencia a órganos colegiados, que en algunos casos alcanzan los 1.000 euros por encuentro (16 millones); la reducción de dietas (quince millones); la incompatibilidad de los altos cargos, que en algunos casos realizan actividades privadas en su horario laboral en el sector público (20 millones), y la limitación del sueldo de los altos cargos en un máximo de 5.000 euros mensuales (más de 800 millones, según UGT).

De momento, la Generalitat se ha mostrado dispuesta a retirar algunos recortes, por ejemplo en educación, congelando el pago de los estadios (sexenios) de los docentes de 2012 –para empezar a pagarlos en 2013, lo que supone un ahorro de unos quince millones–, en vez de reducir su importe un 5 por ciento de forma indefinida o eliminar todos los pagos de este concepto en 2012, lo que se traduce entre 1.400 y 8.200 euros brutos anuales por docente con derecho a este pago.

La próxima reunión de la mesa negociadora será el martes, la jornada previa a la concentración convocada por los sindicatos de forma unitaria en Barcelona, de nuevo contra los recortes.

Los abogados censuran las protestas en las cárceles

El Colegio de Abogados de Barcelona (Icab) acusó ayer a los funcionarios de prisiones que bloquearon dos cárceles en protesta por los recortes del Govern de «vulnerar derechos fundamentales de internos, ciudadanos y abogados». La entidad lamenta que, con su acción, los manifestantes provocaran «efectos negativos» sobre los derechos de los presos, como privarles de las visitas con sus familiares, no permitir la entrada a los abogados y no dejar salir a los internos. Un comunicado del Icab considera que la actitud de los funcionarios «entorpeció gravemente» el desarrollo de la administración de justicia, al tener que suspenderse diligencias de investigación y ocasionando molestias a víctimas y testigos. El suceso más grave ocurrió el viernes en la cárcel Modelo, cuando los empleados del centro bloquearon la entrada e impidieron que los funcionarios de otro turno pudieran trabajar. Los Mossos d’Esquadra tuvieron que intervenir para normalizar la situación. Los jueces mostraron ese día su malestar, porque esta protesta provocó que se tuvieran que suspender doce juicios y numerosos traslados hospitalarios desde la misma Modelo.

Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.