Prisiones mantiene la tele de pago en las celdas

EL PAÍS / EP – Barcelona – 12/12/2011

Más vale televisión de pago que motines a la vista. Ya se sabe que el tiempo pasa muy lento en la cárcel y conviene tener a los presos entretenidos. La Generalitat de Cataluña quiere que los internos sigan disponiendo de este servicio en sus celdas, pero también desea reducir los costes de la plataforma digital que lo suministra y busca una alternativa más económica. “La tele se la pagan ellos, y en un régimen de privación de libertad, alguna cosa han de tener”, justificó ayer el director general de Servicios Penitenciarios, Ramon Parés.

Su intención es encontrar una plataforma lo más barata posible con un precio “casi simbólico”, que espera conseguir al negociar un contratopara 12 prisiones y una población de 10.500 presos. De lo contrario, advierte Parés, no podrán asumir su coste.

En enero también cerrarán las piscinas construidas por el Gobierno anterior, que ya no se abrieron este verano porque no se podía pagar a los socorristas.

Recortes

No son los únicos ajustes previstos. La Generalitat prepara un recorte en la partida de personal público en los presupuestos del año que viene, que trata de pactar con los sindicatos. Las negociaciones se retomaron el viernes -y continuarán mañana-, una semana después de que fueran suspendidas por la protesta de unos 200 funcionarios de prisiones ante la cárcel Modelo de Barcelona que impidió el cambio de turno de los vigilantes de noche, obligó a mantener encerrados en sus celdas a los presos durante 17 horas y causó la suspensión de una docena de juicios.

Parés defendió a los funcionarios de las prisiones catalanas como “personal imprescindible” y se mostró esperanzado en que los próximos presupuestos no obliguen a recortar personal carcelario, aunque “todo es posible”. El director general de Servicios Penitenciarios recordó que, pese a las quejas sindicales, Cataluña tiene el porcentaje más alto de funcionarios por interno de toda España: unos 5.000 trabajadores para 10.500 presos.

Los funcionarios no comparten esta opinión. El miércoles, cinco días después de la protesta en la Modelo, unos 250 trabajadores volvieron a mostrar su descontento por los recortes concentrándose en la prisión leridana de Ponent mientras en Barcelona otros 250 empleados reclamaban la dimisión de Parés durante una marcha.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.