Miles de funcionarios plantan en la calle su negativa a la rebaja salarial

14-12-2011 / 20:10 h

Barcelona, 14 dic (EFE).- Miles de funcionarios catalanes han trasladado hoy a la calle su negativa al recorte de salarios propuesta por el Govern, con concentraciones que han reclamado a la Generalitat concreción en las medidas y mayor austeridad en los altos cargos de la administración pública.

La concentración de Barcelona, en la plaza de Sant Jaume, secundada por múltiples colectivos del sector público catalán, ha reunido a 30.000 personas, según los sindicatos convocantes, una cifra que la Guardia Urbana reduce a 6.500.

El secretario general de UGT en Cataluña, Josep Maria Álvarez, cree que llenar la plaza de Sant Jaume es atacar a la “crítica fácil e injusta que se hace contra el funcionario” y demostrar que la negociación sobre las condiciones laborales en este sector tiene repercusiones para todos los trabajadores.

Álvarez cree que el Govern concede un papel “meramente formal” a la mesa de negociación de la función pública y cree que debería concretar sus propuestas y, si tuviera intención de llegar a medidas consensuadas, apostaría más por las excedencias, las prejubilaciones y no permitir trabajar con más de 65 años.

Para el secretario general de CCOO, Joan Carles Gallego, “la Generalitat está cumpliendo un trámite, no está negociando ni escuchando las propuestas. Sólo quiere prescindir de los trabajadores y rebajar sueldos”, ha criticado ante la prensa.

La reducción de sueldos y plantilla han concentrado las críticas más contundentes de los protestantes, que han llenado de gritos y carteles la totalidad de la plaza de Sant Jaume, empequeñecida por el Belén instalado en el centro, y parte de algunas de las calles aledañas.

“No a los despidos en el sector público” ha sido el lema de la concentración ante la sede del gobierno catalán, aunque se han visto carteles particulares más acusativos, como “La justicia social no es rentable”, “CiU nos quiere engañar” o “Que no nos toquen los sueldos”, que sostenía un policía autonómico a solo un metro de un cordón policial de los Mossos d’Esquadra, con más de veinte agentes.

Los silbatos, las bocinas y los gritos han rebotado en la plaza con la mayor contundencia a las seis en punto de la tarde, cuando en el Palacio de la Generalitat se ha encendido puntualmente la iluminación navideña.

La concentración ha contado con muchos perfiles de empleados públicos, entre los que se han hecho especialmente visibles los funcionarios de prisiones, que han protagonizado en las últimas semanas protestas en varios centros, y los bomberos.

“Queremos que el Govern nos diga cómo afectarán a cada uno de los los funcionarios los recortes”, pedía un trabajador de la prisión de Quatre Camins, mientras un compañero suyo de Terrassa (Barcelona) añadía: “Bajarnos los sueldos perjudica a toda la economía”.

Vestidos con uniforme y con los cascos levantados, los bomberos han denunciado la pérdida de empleados temporales y el empeoramiento de las condiciones. “Me quejo también porque el causante de todo esto es el poder”, decía uno de Sant Feliu de Llobregat (Barcelona).

Quien ha canalizado este descontento con los cargos superiores en la administración pública ha sido el portavoz del sindicato IAC, Lluís Blanco, presente en la negociación: “Hay muchas medidas para los altos cargos, con las que nos ahorraríamos hasta 400 millones”.

Por ello, los funcionarios han reivindicado que son trabajadores y no privilegiados: “La gente cree que solo hablamos del sueldo, pero sobre todo hablamos de la calidad del servicio”, reivindicaba una maestra en una escuela de El Prat de Llobregat (Barcelona).

Los sindicatos han reiterado hoy que no aceptarán una reducción de jornada de los interinos. Algunos de ellos, venidos del sector universitario, se han manifestado con un código de barras y una fecha de caducidad: la que dicen que será su fecha de despido. EFE

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.