Cárcel de lujo para presos etarras: una prisión preparada para el reagrupamiento

Cuando más se hablaba de acercamiento de etarras se ha puesto en funcionamiento una lujosa prisión en Álava que sustituirá a Nanclares.

Fotos: La nueva prisión de lujo en Álava

J. LOZANO / J.M. GONZÁLEZ 2011-12-17 libertaddigital.com

Todo está listo y preparado para seguir lo que Mayor Oreja y otros críticos calificaban de hoja de ruta. Tras el cese de la violencia de ETA, que no el fin de la banda, tocaban las contraprestaciones. Sus representantes están ya en las instituciones y el punto más caliente del debate y que más rápido salió a la palestra fue el de los presos etarras.

Paso previo a la amnistía estaba el acercamiento de los etarras encarcelados al País Vasco. Así lo exigieron tras el comunicado primero los proetarras, luego nacionalistas y por último un sector de los socialistas. Y ante este posible escenario la infraestructura ya estaba más que preparada.

El Ejecutivo socialista no dudó en trasladar a sanguinarios etarras a la prisión alavesa de Nanclares de Oca agrupando a un importante número de terroristas en un centro donde han gozado de importantes privilegios. Es desde esta cárcel desde la que se ha llevado la política penitenciaria del Ejecutivo Zapatero.

Y desde esta semana está en funcionamiento otra cárcel que sustituirá a la de Nanclares de Oca, la de Zaballa, también en Álava. Allí han sido ya trasladados todos los presos, etarras incluidos. Con más capacidad y numerosos lujos se puede convertir en el paraíso de los presos etarras si finalmente se lleva a la práctica el plan de acercamiento masivo de presos así que como la libertad para otros. Y si se produjera esto ya no habría problemas de infraestructura. Cabrían todos ellos, estarían cerca de casa y disfrutando de una serie de lujos que muchos fuera de prisión no podrían gozar.

La cárcel de Zaballa albergará de momento a más de una veintena de etarras procedentes de Nanclares, algunos de los cuales son de los más sanguinarios. Allí estarán José Luis Álvarez Santacristina alias ‘Txelis’, Iñaki Recarte, Valentín Lasarte, Idoia López Riaño ‘La Tigresa’ o Carmen Guisalola, entre otros.

La prisión fue presentada en septiembre y en ese momento Rubalcaba negó que estuviera diseñada para albergar a etarras sino que todas “son iguales”. Algo similar indicó la secretaria general de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo, que negó que sean trasladados nuevos etarras a esta especie de resort. Esta semana ya entrado en funcionamiento y entre fuertes medidas de seguridad fueron trasladados los 560 presos de Nanclares a esta nueva que tendrá una capacidad de 1.440 reclusos.

Una prisión con muchos lujos

La cárcel cuenta con hasta 720 celdas de 13 metros cuadrados (tres más que el tamaño habitual), según las últimas tecnologías y de diseño. Una arquitectura perfectamente adaptada a las condiciones climáticas e incluso al paisaje alavés, tal y como asegura Instituciones Penitenciarias. Dentro de ella, los terroristas y el resto de presos podrán acceder a novedosos talleres y actividades, aulas de formación y todo tipo de tratamientos, en un conjunto de 438.000 metros cuadrados.

Para acomodar a los reclusos etarras hay diferentes módulos: uno residencial, otro polivalente y el de Régimen Cerrado. Todos ellos cuentan con la posibilidad de hacer más ligera su condena disfrutando de toda clase de lujos como talleres productivos, actividades en modernas instalaciones deportivas, conferencias y proyecciones en su salón de actos, clases en diversas aulas, sala de videoconferencias…

El módulo residencial principal posee, además de las propias celdas, un comedor, una sala de estar –separada por una mampara-, un economato… A través de un patio se llega fácilmente a un edificio de aulas, con talleres ocupacionales, un enorme gimnasio, servicio de peluquería… En este módulo, las celdas de los etarras están equipadas con similares servicios que un apartamento normal. Zona de aseo con ducha, lavabo e inodoro, armario con baldas, mesa y soporte de TV prefabricados. Las celdas son más grandes que lo habitual en otras prisiones, y a ellas se accede por un amplio corredor de casi cuatro metros y medio de ancho, profusamente iluminado.

En segundo módulo, el polivalente, los servicios son similares. Las celdas allí están equipadas con zona de aseo y ducha, lavabo e inodoro, armario con baldas, mesa y soporte de TV prefabricados. El área ocupacional de este módulo incluye aulas, gimnasio, despachos.

El módulo deportivo cultural es el más llamativo y permitirá a los presos de Álava desarrollar todo tipo de actividades culturales y deportivas con las que hacer más aún agradable su condena. Tienen a su disposición un salón de actos, otro gimnasio, un polideportivo cubierto, vestuarios, sala de frontón, y hasta una piscina climatizada. Existe también una biblioteca, aulas de informática y música, entre otros espacios ocupacionales.

En cuanto a comunicaciones, los etarras podrán gozar de una única pero amplia sala de estar cubierta pero sin cerrar, con grandes ventanales que les proporcionarán una agradable luz en verano. Además, podrán acceder a máquinas expendedoras donde podrán elegir comida y bebida. El módulo de comunicaciones tiene instalaciones que permiten conversaciones privadas, con puertas que les garantizan la intimidad. En ellas caben hasta tres familiares sentados. Pero además, también hay otros dieciséis habitáculos privados destinadas a visitas íntimas, y en el que ni siquiera falta un baño completo.

Los etarras podrán pasar el tiempo aprendiendo trabajos de albañil, solador, de limpieza de muebles, pintor, fontanero, informático, de mantenimiento de aires acondicionados, electricista… Los presos de la prisión de Álava gozan, finalmente, de un centro con todos los servicios sanitarios de medicina general y especializada, actividades socioculturales…

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.