El Govern pagará 15 millones por cárceles no inauguradas

18.12.2011Artur Zanón. Barcelona expansion.com

Figueres está acabada y El Catllar se terminará en primavera. Justícia podría descartar la prisión de Tàrrega, que ya está adjudicada.

La Generalitat podría pagar más de 15 millones de euros el próximo ejercicio por cárceles terminadas pero que no se ponen en funcionamiento. La de Puig de les Basses, en Figueres (Alt Empordà), se acabó en junio y el canon anual es de 8 millones (sin IVA); la de El Catllar (Tarragonès) se terminará en mayo o junio de 2012, de manera que el Departament de Justícia tendrá que pagar media anualidad, lo que serían unos cinco millones (también sin IVA). En total: más de 15 millones de euros (impuestos incluidos) para dos centros concluidos pero sin reclusos. Esto se explica porque el sistema de construcción es de derecho de superficie, mediante el cual las empresas adjudicatarias comienzan a cobrar un alquiler cuando terminan la construcción del equipamiento.

Actualmente existen cuatro centros cuya construcción y mantenimiento sigue esta fórmula, por la que la Generalitat pagará alrededor de un millón de euros al mes por cada prisión durante los próximos 30 años. Además de Figueres y El Catllar, también se construirán por derecho de superficie Els Plans, en Tàrrega (Urgell), y el centro de preventivos de la Zona Franca de Barcelona.

Otros equipamientos, como el de Sant Joan de Vilatorrada (Bages), o la misma Ciudad Judicial de Barcelona y L’Hospitalet, se hicieron con derecho de superficie y la Generalitat ya está pagando el alquiler. La diferencia es que estos centros sí que están en funcionamiento.

Figueres, adjudicada a Ferrovial Agroman, se acabó en junio pero todavía no alberga reclusos. “Cuando la abramos tendremos que pagar personal, comida, seguridad, farmacia”, indica el director general de Serveis Penitenciaris, Ramon Parés. “Esta cárcel debería sustituir los dos centros de Figueres y Girona, que se encuentran en buen estado; no sabemos si nos lo permitirán”, añade.

Terminada pero no abierta

Una cosa similar sucederá con El Catllar. Su finalización está prevista para la primavera de 2012. La adjudicataria es Comsa Emte. Solo se abrirá si se incorpora una partida en los Presupuestos que ultima el equipo de Mas-Colell, cosa que parece poco probable.

La otra cárcel adjudicada es el centro de preventivos de la Zona Franca, cuyos contratistas son Acsa, Corsán-Corviam y Quatour. Deberá sustituir la Modelo de Barcelona. El proyecto se encuentra en fase de revisión.

La Generalitat podría dar marcha atrás en la cárcel de Tàrrega (Urgell) si el nuevo plan de equipamientos que está elaborando el Departament de Justícia concluye que es suficiente con los centros que hay abiertos o en construcción. El contrato de edificación y conservación del equipamiento se adjudicó el pasado noviembre a Rubau, Copisa, FCC y OHL por 131,5 millones de euros. “Si ya nos cuesta hacer una prisión que es necesaria, sería absurdo dedicar recursos para un centro que no se precisa; no haremos una cárcel si no hace falta”, afirma Parés. La decisión no está tomada. El número de reclusos se ha estancado en 10.500 personas, una cifra inferior a los 12.000 previstos para 2012.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.