Síndic avisa que en centro de extranjería se dan condiciones para malos tratos

27-12-2011 / 15:20 h

Barcelona, 27 ene (EFE).- El Síndic de Greuges ha avisado hoy que en el Centro de Internamiento de Extranjeros de la Zona Franca de Barcelona se dan condiciones para que pueda haber malos tratos, como el hacinamiento de internos, y ha pedido que se actúe con urgencia para que no se convierta, sin serlo, en un centro penitenciario.

El Síndic, Rafael Ribó, ha lanzado esta advertencia en rueda de prensa, tras entregar en el Parlament el informe anual sobre la tortura, que ha elaborado en su condición de Autoridad Catalana de Prevención de la Tortura.

Ribó ha señalado que se debe subsanar “con urgencia” la situación de este centro de internamiento de extranjeros, porque, pese a que no ha podido entrar ni ha recibido información oficial por parte de la Delegación del Gobierno en Cataluña, “está más que demostrado”, a su juicio, que existen condiciones que “seguro” que permiten la existencia de malos tratos.

A preguntas de los periodistas, Ribó ha señalado que a raíz de las quejas recibidas sobre el trato a los internos, algunos de los cuales protagonizaron huelgas de hambre, y tras el fallecimiento de uno de los inmigrantes, se dirigió al entones Delegado del Gobierno, Joan Rangel, para pedirle información sobre la situación del centro de la Zona Franca.

El Síndic ha denunciado que Rangel no sólo no le autorizó a visitar el centro -ya que necesita un convenio con el Defensor del Pueblo, que es el competente en esta materia-, sino que le respondió con el “silencio más absoluto”.

Ribó ha señalado que le constan “indicios”, “quejas” y “suposiciones” suficientes para afirmar que está “más que demostrado” que en el centro de la Zona Franca existen déficit, como en el área de alimentación y sobre todo por el “hacinamiento” de los internos.

Por este motivo, ha pedido que se actúe con urgencia para evitar que este centro se convierta a la práctica en un centro penitenciario, sin tener esta condición.

Además, ha lamentado la “nula colaboración” de Ragel -que dimitió para presentarse en las listas del PSC en las elecciones generales- y ha avanzado que ya se ha puesto recientemente en contacto con su sucesora, Montserrat García Llovera, si bien aún no ha obtenido respuesta.

En cambio, Ribó no ha tenido ningún obstáculo en el último año para visitar sin previo aviso 17 instalaciones, como centros penitenciarios, comisarías de policía y centros de justicia juvenil y de protección de menores, para tratar de hallar fallos y proponer medidas de precaución para evitar posibles casos de torturas o malos tratos.

Según Ribó, en estas visitas ha podido constatar insuficiencias en el sistema de videovigilancia en las cárceles y en la identificación de los funcionarios de prisiones y que en los centros juveniles la seguridad la llevan a cabo empresas de seguridad privada sin formación específica.

Asimismo, ha advertido de que hay retrasos en la notificación al juez de la adopción de medidas coercitivas a los presos, o que en algunas comisarías hay demoras a la hora de que los detenidos puedan tener acceso a su asistencia letrada.

También ha constatado fallos de higiene y alimentación en el área de detenidos de la comisaría central de los Mossos d’Esquadra, en Les Corts, debido al “desgaste”, así como la falta de espacio en las áreas de detenidos de la Guardia Urbana de Barcelona y de otras policías locales catalanas.

Por este motivo, ha recomendado que los detenidos por la Guardia Urbano y las policías locales vayan directamente a las comisarías de los Mossos d’Esquadra.

También ha recomendado que se incremente la instalación de cámaras de videovigilancia -que graben imagen y sonido- en las cárceles catalanas, sobre todo en las áreas de registros y de aislamiento, así como en los furgones policiales de traslado de detenidos, y que todos los funcionarios de prisiones vayan siempre identificados. EFE.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.