Un interno agrede a dos funcionarios en Brians 2

elpais.com

La cárcel barcelonesa de Brians 2 vivió el último día del año una jornada cargada de tensión, que se saldó con dos funcionarios heridos y siete presos en situación de aislamiento. El incidente, que el sindicato UGT considera un intento de motín y el Departamento de Justicia rebaja a un “hecho puntual”, ocurrió cuando un interno se opuso a una orden de los funcionarios. El hombre pegó un puñetazo a uno de ellos y propinó un codazo en la boca a otro mientras otros seis internos les amenazaban.

Pasadas las nueve de la mañana, los funcionarios ordenaron cerrar una puerta de acceso al patio para organizar la cola de la medicación en el módulo 3. Uno de los internos rechazó la orden y animó al resto a agredir a los funcionarios. “La puerta se queda así, abierta. Vamos a por estos cabrones abusones”, dijo. Los funcionarios se llevaron entre cancelas al preso, que les amenazó con un pincho de fabricación casera, según fuentes de Justicia.

“Soy más grande que tú, te voy a reventar”, espetó el preso a uno de los funcionarios lesionados momentos antes de abalanzarse sobre él y propinarle dos puñetazos en la cara. Tras un forcejeo en el que intentó nuevas agresiones, el preso fue reducido en el suelo. Dos internos que habían presenciado la escena decidieron sumarse a los altercados y sujetaron a ese mismo trabajador por la espalda. El primer interno aprovechó esa situación para darle una patada en la cara y para soltar un codazo en la boca de otro funcionario.

Mientras tanto, una vigilante se encontraba en la puerta del patio que da acceso a la sala de día. Un numeroso grupo de internos la increpó y la amenazó desde allí: “Os vamos a matar”; “Ahora es el momento, vamos a por ellos todos juntos”. Al observar las agresiones, esa funcionaria pidió que se cerrara una de las puertas mientras los internos la escupían. El jefe de servicios y otros funcionarios se presentaron en el lugar y pudieron “reconducir la situación”.

Los dos funcionarios que resultaron heridos leves fueron atendidos por los servicios médicos y derivados a la mutua. Además, los responsables de la prisión decretaron situación de aislamiento para los siete internos que fueron identificados en los altercados, incluido el autor de los golpes.

El Departamento de Justicia valora la “rápida actuación de los funcionarios” y considera que no se trata de un episodio grave de inseguridad, sino de un hecho “puntual” que fue “reconducido” de forma hábil por los trabajadores.

Pulso con Justicia

El sindicato UGT, mayoritario en las cárceles catalanas, opina por el contrario que es un hecho “muy grave” y que los funcionarios sufrieron una “brutal agresión”. Su responsable, Xavier Martínez, afirma que los profesionales penitenciarios padecen “continuas agresiones” y trabajan en una clima de inseguridad. Martínez considera responsable al Gobierno catalán por “mantener una plantilla bajo mínimos” y perpetuar “la insoportable masificación” en las cárceles catalanas.

Los sindicatos mantienen un pulso con Justicia a propósito de los recortes salariales. En las últimas semanas, los funcionarios han bloqueado el funcionamiento de tres cárceles catalanas en protesta por la política de la Generalitat. La fiscalía investiga si los trabajadores se excedieron en el derecho de manifiestación, ya que las protestas —como en el caso de la Modelo— provocaron la cancelación de juicios y de visitas programadas, y obligaron a los internos a permanecer 17 horas en sus celdas.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.