La nueva prisión de Tarragona no podrá abrir este año por la crisis

Aunque se desencallen las trabas para acabarla, no habrá funcionarios

Martes, 3 de enero del 2012 elperiodico.com

ESTHER CELMA

TARRAGONA

La cárcel de El Catllar (Tarragonès) no será operativa hasta, como mínimo, el año que viene. El delegado del Govern en Tarragona, Joaquim Nin, admitió ayer sin tapujos, en una entrevista en Tarragona Radio, que incluso si se pudieran desencallar todas las trabas de los servicios complementarios «no se convocarán las plazas de funcionarios necesarias».

La cárcel de Tarragona.

La cárcel de Tarragona. Joan Puig

La cárcel tendrá una capacidad de 750 presos, con módulos para jóvenes y mujeres, y se anunció una plantilla de 700 trabajadores. El Ayuntamiento de El Catllar reclamó una depuradora y una red de saneamiento de aguas como contrapartida para conceder las licencias y aplacar el rechazo vecinal. El proyecto, redactado desde junio, chocó con dos obstáculos: los números rojos de la Agència Catalana de l’Aigua y la oposición de los vecinos de la playa de la Mora de Tarragona, donde desemboca la depuradora.

También faltan el suministro de agua potable de la cárcel -que requiere pasar una tubería por debajo de la autopista-, la conexión eléctrica y adecuar el acceso, que ahora es un camino de tierra. El grupo Comsa Emte inició las obras, adjudicadas por 106,31 millones, en diciembre del 2009 con la previsión de terminar a finales del 2011. Las cobrará mediante un canon durante 32 años a partir de su puesta en marcha. La cárcel de El Catllar debe clausurar la prisión de Tarragona, vieja, saturada y justo delante de unos nuevos grandes almacenes.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.