Justicia confía en retomar negociaciones con los sindicatos de prisiones

Finaliza el bloqueo de la prisión de Quatre Camins por los propios funcionarios

13 delegados siguen encerrados en el edificio de Serveis Penitenciaris

El Govern cree posible alcanzar ‘el 90%’ de las reivindicaciones del sector

Xiana Siccardi | Eva Belmonte | Barcelona

Actualizado miércoles 11/01/2012 17:03 horas

Un Mosso vigila la concentración de funcionarios. | Efe

El departamento de Justicia de la Generalitat aspira a desbloquear el conflicto que mantiene con los funcionarios de prisiones retomando las negociaciones con los sindicatos, rotas desde el martes, esta misma tarde.

Ese es el mensaje que ha enviado el director general de Servicios Penitenciarios, Ramon Parés, quien considera posible volver a retomar las conversaciones en las próximas 24 horas para acabar con las movilizaciones del sector contra los recortes y la falta de personal en las prisiones catalanas.

Las palabras de Parés llegan tras la contundente protesta iniciada el martes con un encierro de 13 delegados sindicales en la sede de Servicios Penitenciarios en Barcelona, cortes de tráfico en plena Avineida Aragón y un bloqueo temporal este miércoles de los accesos a la prisión de Quatre Camins, en La Roca del Vallès.

Desde primera hora de la mañana, diversas cárceles catalanas han sido escenario de concentraciones y piquetes informativos, con especial afectación en Quatre Camins, donde han llegado a impedir el acceso a la prisión. Hacia las 11 de la mañana, los sindicatos convocantes han decidido acabar con el bloqueo. En Can Brians, un número similar de trabajadores se ha concentrado a las puertas, todos ellos vigilados por un amplio dispositivo policial.

Además, un centenar de funcionarios permanece ante las puertas de la Direcció General de Serveis Penitenciaris, en la confluencia de Aragó con Girona, causando intermitentes cortes de tráfico como muestra de solidaridad con los 13 sindicalistas encerrados en el edificio y siendo controlados por una docena de unidades de la Birgada Móvil -antidisturbios- de los Mossos d’Esquadra.

Encierro indefinido

“Es un encierro indefinido”, ha advertido Xavier Martínez, delegado de prisiones de UGT Cataluña, que ha añadido que están esperando una propuesta “asumible” del departamento de Justicia de la Generalitat. Por el momento, ningún representante o miembro del Govern se ha puesto en contacto con ellos.

El delegado de UGT, que ha asegurado que no ha habido ningún incidente durante la noche, cifra en unos 600 los funcionarios que han decidido pasar la noche junto a sus compañeros del turno nocturno en los centros. Ante las dudas sobre si la protesta pone en peligro la seguridad de las prisiones, Martínez pone como ejemplo que en Quatre Camins, esta noche, en lugar de 15 funcionarios eran más de 80.

Recortes laborales y problemas de seguridad

Los sindicatos consideran que la Generalitat ha dinamitado las negociaciones al proponer unas rebajas laborales “inasumibles”, según apuntan los sindicatos convocantes, CCOO, UGT y CATAC. La negociación del convenio colectivo, que finalizaba en 2011, está siendo un auténtico hueso para ambas partes. La Generalitat defiende la rebaja de sueldos y derechos ya que, como argumenta el director general de Servicios Penitenciarios, las condiciones no pueden ser las mismas que cuando se firmó el convenio, en 2006, sin que asomara aún la cabeza el tsunami de la crisis.

Los trabajadores, por su parte, se han plantado ante una propuesta que consideran demasiado radical -hablan de un 25% de rebaja de salarios- y denuncian que la falta de medios y la masificación de las prisiones provoca problemas de seguridad. Además, exigen a la Generalitat que ponga en funcionamiento las prisiones de Puig de les Basses, en Figueres, que ya está acabada; y la de El Catllar, en Tarragona, para aligerar de número de reclusos del resto de centros penitenciarios.

Parés, sin embargo, se ha mostrado esperanzado en poder ofrecer a los negociadores sindicales “un 90% de sus reivindicaciones”, advirtiendo, eso sí, que resulta “difícil” satisfacerlas todas.

Según ha desgranado el máximo responsable de las prisiones, en la actualidad hay unos 5.000 funcionarios, una plantilla a su juicio suficiente para controlar las prisiones en las que, según sus cálculos, hay menos internos que en anteriores ejercicios. Además, ha advertido que en plena época de recortes generalizados no podrán contar con mayores recursos por lo que “habrá que organizarse mejor”.

Para tratar de enfriar el enfrentamiento, Parés también ha asegurado que desde la Generalitat no se instará a abrir ningún expediente por las protestas. Sin embargo, otra cosa es lo que decida hacer Fiscalía, que ya investiga un bloqueo a inicios de diciembre en la prisión Modelo de Barcelona.

Cabe recordar que dicha movilización finalizó con incidentes entre los Mossos d’Esquadra y los manifestantes

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.