Los funcionarios de prisiones se concentran ante los centros por los recortes del Govern

En algunos casos, bloquean el acceso para intentar evitar el cambio de turno

13 delegados siguen encerrados en el edificio de Serveis Penitenciaris

Protestan contra un recorte de salarios, derechos y seguridad ‘inasumible’

ELMUNDO.es | Barcelona

Actualizado miércoles 11/01/2012 08:36 horas

Los funcionarios de prisiones vuelven a levantar el hacha de guerra en medio de la negociación de un convenio laboral enquistado. Desde primera hora de la mañana, diversas cárceles catalanas acogen concentraciones y piquetes informativos.

Pese al frío, desde las seis de la mañana se han empezado a concentrar los primeros funcionarios en Quate Camins, Brians 1 y Brians 2. Además, otro grupo de trabajadores se concentra en el exterior del edificio que acoge la Direcció General de Serveis Penitenciaris, en solidaridad con los trece delegados sindicales que están encerrados en la décima planta desde este martes.

“Estamos a la espera de que la administración de un paso al frente”, ha explicado Cristina Mérida, de UGT, que adelanta que de momento no van a abandonar el encierro en la planta décima del edificio situado en el cruce de las calles Aragón y Girona.

En Quatre Camins, situada en La Roca del Vallès, unas 150 personas bloquean el acceso a la entrada y en diversos centros los trabajadores de la tarde han pasado la noche en las cárceles. En Can Brians, un número similar de trabajadores se concentran a las puertas, todos ellos vigilados por un amplio dispositivo policial.

Desde UGT apuntan que se trata simplemente de asambleas informativas que “en cada centro han durado lo que han durado”, en palabras de Mèrida. El objetivo es que todas las convocatorias acaben desplazándose a Barcelona para concentrarse junto al resto de funcionarios en la sede del organismo.

Recortes laborales y problemas de seguridad

Los sindicatos consideran que la Generalitat ha roto las negociaciones al proponer unas rebajas laborales “inasumibles”, según apuntaban este martes desde UGT. La negociación del convenio colectivo, que finalizaba en 2011, está siendo un auténtico hueso para ambas partes. La Generalitat defiende la rebaja de sueldos y derechos ya que, argumenta el director general de Servicios Penitenciarios, Ramón Parés, las condiciones no pueden ser las mismas que cuando se firmó el convenio, en 2006, sin que apareciera aún el tsunami de la crisis.

Los trabajadores, por su parte, se han plantado ante una propuesta que consideran inasumible -hablan de un 25% de rebaja de salarios- y denuncian que la falta de medios y la masificación de las prisiones provoca problemas de seguridad. Además, exigen a la Generalitat que ponga en funcionamiento las prisiones de Puig de les Basses, en Fiegueres, que ya está acabada; y la de El Catllar, en Tarragona, para aligerar de número de reclusos el resto de centros penitenciarios.

El pasado dos de diciembre de 2011, en una protesta enmarcada en la misma negociación, el bloqueo y las protestas en la cárcel Modelo de Barcelona acabó con incidentes entre los Mossos d’Esquadra y los manifestantes.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.