El bloqueo de los funcionarios pone al límite la situación en las cárceles

Los sindicatos aflojaron la presión posponiendo sus protestas hasta el lunes.

13 Enero 12 – – A. D. R. larazon.es

BARCELONA-De vergonzosa y peligrosa fue tildada ayer la actitud de los funcionarios de prisiones que, en plenas negocaciones sobre los recortes, volvieron a bloquear las cárceles catalanas. Desde primera hora de la mañana, centenares de trabajadores se agolparon a las puertas de cinco instalaciones: Can Brians I y II en Sant Esteve de Sesrovires, Quatre Camins y el centro de jóvenes en la Roca del Vallès y la prisión de Tarragona, bloqueando los cambios de turno y poniendo en jaque la seguridad en su interior. Según Servicios Penitenciarios «lo que no se puede hacer es coaccionar. No lo hacen los Mossos, ni los Bomberos de la Generalitat, ni los médicos –señaló el director general de Servicios Penitenciarios, Ramon Parés–. Alguien del sindicalismo tendría que decir algo». Pero lejos de desistir en su postura, los funcionarios acordaron seguir con los bloqueos hasta la noche y tensar más la situación.

Imágenes de la entrada a Can Brians I y II, donde unos 200 funcionarios se confinaron ayer para evitar el relevo de sus compañeros

Imágenes de la entrada a Can Brians I y II, donde unos 200 funcionarios se confinaron ayer para evitar el relevo de sus compañeros.

Para aliviar la tensión, los funcionarios de prisiones decidieron posponer sus protestas laborales con el inicio del desbloqueo a última hora de la noche de ayer de algunas cárceles y con la previsión de finalizar hoy por la mañana los encierros en diversas comisarias de la policía catalana. Los funcionarios ya permitieron efectuar el cambio de turno de anoche sin incidencias, según confirmó a Efe Cristian Pérez, representante del CSIF. Según el representante sindical, no se prevén nuevos bloqueos en las prisiones durante este fin de semana, a la espera de poder retomar la mesa de negociaciones el próximo lunes.

Precisamente ayer tocaba día de visitas en los centros. En cada de una de las instalaciones se procedió como se pudo, aunque la incertidumbre y el enojo de los familiares de los presos fue inevitable. Hasta el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), Miguel Ángel Gimeno, reaccionó en favor de los reclusos. A través de un comunicado, Gimeno instó a acabar con este tipo de protestas ya que las personas privadas de libertad son las que «necesitan de un mayor protección y garantía de sus derechos fundamentales por parte de los poderes públicos» dada su situación «vulnerable». El presidente del TSJC reconoció el derecho «legítimo» de todo trabajador a reivindicar, pero en ningún caso, «pueden afectar a aquellas personas que se encuentran privadas de libertad y, por lo tanto, en una situación más vulnerable».

«No hay nada más que ofrecer»

Desde la conselleria de Justicia aseguraron que, a pesar del conflicto y del bloqueo, los centros penitenciarios superaron la jornada con cierta «normalidad». Según datos del departamento, por la mañana trabajaron 44 funcionarios en Can Brians I, cuando tendrían que haberlo hecho 135. En Quatre Camins, donde sí se pudo hacer cambio de turno a las 8.00 horas, 30 efectivos controlaron el centro por la mañana, cuando normalmente lo hacen entre 135 y 150. En la prisión de jóvenes faltaron a su puesto de trabajo una veintena de personas, mientras en Tarragona, en vez de ser 75, fueron 15 durante toda la mañana. «Es sorpredente que no entiendan la situación que atraviesa el país», lamentó Parés, que aseguró avergonzarse del comportamiento de los funcionarios en plenas negociaciones. «Los sindicatos quieren el cien por el cien de las condiciones que obtuvieron en 2006 pero eso es imposible de conseguir», señaló, y apostilló «Justicia ya no tiene nada más que ofrecer». Con todo, tanto el Govern como los sindicatos mantienen firmes sus intenciones de sentarse en la misma mesa.

Ampliación de diligencias

Por su parte, la Fiscalía decidió ampliar las diligiencias abiertas sobre los anteriores bloqueos a cárceles y pidió a los Mossos d’Esquadra que investiguen dichas protestas.

El pasado mes, tanto la Fiscalía de Barcelona como la de Lleida abrieron diligencias para dilucidar si las protestas a las puertas de Quatre Camins, Modelo y Ponent excedieron el derecho de manifestación al crear sistuaciones de inseguridad en el interior de los centros y afectar a la Justicia. Las fiscalías están a la espera de que Justicia les remita los informes de dichos bloqueos.

Por su parte, los cuatro sindicatos de los Mossos de Esquadra convocaron ayer encierros en diferentes comisarías, que se prolongarán hasta hoy, aunque prevén nuevas movilizaciones.

Los sindicatos amenazan con la radicalización

Los sindicatos amenazaron ayer con radicalizar aún más las protestas si la Generalitat no da marcha atrás a la batería de los recortes que ya ha ido aplicando y han hecho un llamamiento a todos los empleados públicos para salir a la calle el próximo 18 de enero y manifestar así su indignación. Tras cerrarse sin acuerdo las conversaciones con el Ejecutivo catalán para modificar las medidas de contención económica anunciadas, los sindicatos depositan ahora toda su confianza en intentar paliar los recortes en el trámite parlamentario y en la presión que se pueda ejercer desde la calle con las movilizaciones.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.