Cataluña tiene parado su programa de «castración química» para violadores por falta de voluntarios

El proyecto nació en 2009 cuando la consejera de Justicia de la Generalitat era Montserrat Tura (PSC)

JANOT GUIL / BARCELONA

Día 09/02/2012 – 14.40h

El director general de Servicios Penitenciarios de la Generalitat de Cataluña, Ramón Parés, ha confirmado que actualmente no hay ningún recluso de las cárceles catalanas condenado por delitos sexuales que haya solicitado someterse al tratamiento farmacológico -reversible y voluntario-, con inhibidores hormonales, la llamada vulgarmente -e incorrectamente- “castración química”, de cara a su reinserción en la sociedad cuando salga de la cárcel. “Para resumirlo mucho: todavía estamos buscando un primer voluntario”, espetó Parés durante la rueda prensa de presentación del balance de 2011 de la población reclusa.

En el año 2009, al calor de las polémicas suscitadas por casos como el del “segundo violador del Ensanche”, Alejandro Martínez Singul, que fue detenido por agresión sexual pocos meses después de salir de la cárcel tras cumplir 17 años por una sesentena de violaciones, la Generalitat reaccionó. Haciendo uso de sus competencias en materia penitenciaria, el gobierno catalán quiso abordar el problema de los delincuentes sexuales multirreincidentes que salen a la calle sin estar rehabilitados. Así, impulsó la creación de un comité de expertos que propuso, entre otras medidas, la aplicación de la libertad vigilada, la creación de un banco de ADN codificado de violadores condenados o la implantación de un programa de tratamiento con inhibidores hormonales para aquellos delincuentes sexuales -violadores reincidentes o pedófilos- que lo solicitaran. En sus últimas intervenciones como consejera de Justicia del gobierno tripartito, Montserrat Tura (PSC), una de las abanderadas de esta iniciativa, confirmó que un preso ya había comenzado a someterse al tratamiento farmacológico y que otros tres estaban siendo estudiados como posibles candidatos. Preguntado por este supuesto primer recluso sometido al tratamiento, Parés ha replicado: “¿Qué había uno? Pues se habrá retirado”.

El director de prisiones de la Generalitat, que ocupa este cargo desde el regreso de CiU al gobierno catalán, en diciembre de 2010, ha señalado que tiene pendiente abordar la idoneidad de mantener este programa, visto su poco éxito, aunque aclaró que no se ha tomado ninguna decisión al respecto.

abc.es

Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.