La cifra de presos extranjeros que vuelven a su país se dobla

La población reclusa se estanca por segundo año tras una década de crecimiento acelerado

Jueves, 9 de febrero del 2012 – 15:29h.

EFE / Barcelona

Un total de 178 presos extranjeros sin papeles que cumplían condena en cárceles catalanas han regresado a sus países de origen desde el pasado 15 de septiembre, cuando entró en vigor la nueva circular sobre extranjería. La cifra duplica la del mismo periodo del año anterior. Lo ha explicado la consellera de Justícia, Pilar Fernández Bozal, en la presentación de la estadística penitenciaria de Catalunya, que apunta a un estancamiento del número de presos por segundo año consecutivo tras una década de crecimiento acelerado.

La circular se propone fomentar las expulsiones de reclusos sin papeles ofreciéndoles la posibilidad de cumplir la libertad condicional en su país de origen, así como medidas de coordinación con la Fiscalía y los agentes judiciales y policiales para garantizar la salida del país de los reclusos indocumentados que hayan finalizado su pena.

POSIBILIDAD DE REINSERCIÓN

De esos 178 internos, a 64 se les ha sustituido la condena por su expulsión, en su mayoría con su beneplácito, y otros 25 han optado por regresar a su país al concedérseles la libertad condicional, mientras que a 72 se les ha obligado a hacerlo al ser excarcelados de forma definitiva.

En opinión de la consellera, los datos apuntan a que los extranjeros con escasas posibilidades de quedarse legalmente en España “prefieren regresar a sus países”, lo que considera una alternativa “positiva” porque concede a los condenados una posibilidad de reinserción en su tierra de origen.

MENOS PRESOS PREVENTIVOS

El descenso en el crecimiento de la población reclusa extranjera ¿que supone el 45% del total de presos catalanes¿, tanto por los regresos voluntarios como por la disminución de ingresos, no es el único factor que explica el estancamiento de la población penitenciaria por segundo año consecutivo, con una cifra de 10.513 encarcelados, similar a la del 2009.

Según Fernández Bozal, otro de los motivos es la reforma del Código Penal del 2010, que suaviza las condenas por tráfico de drogas y ha reducido en un 1,79% los ingresos por ese delito en Catalunya, así como la disminución de los presos preventivos, que se han situado por primera vez desde el 2003 en un porcentaje inferior al 19%. Otros factores que ha señalado la consellera son la reducción en el número de internos de nacionalidad española, por primera vez desde el 2000, y la disminución de la actividad delictiva en Catalunya reflejada en las estadísticas de la Conselleria d’Interior, con un descenso del 2,6% en los delitos y faltas.

RÉGIMEN ABIERTO

La consellera de Justícia ha celebrado que los sucesivos gobiernos catalanes han contribuido a consolidar un “modelo penitenciario eficaz”, como lo demuestra el hecho de que en el 2011 el 88,13% de las personas encarceladas han seguido alguna actividad laboral, formativa u ocupacional.

Además, ha añadido Bozal, un tercio de la población penitenciaria ha disfrutado de permisos de salida y un 18% ha cumplido su condena en régimen abierto, uno de los puntales de las políticas de reinserción, dado que, según las estadísticas, el índice de reincidencia de las personas que han disfrutado de la libertad condicional desciende del 45 al 15%. Y solo 146 reclusos que gozaban del régimen abierto optaron por huir, lo que supone el 0,47% del total

Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.