Un tuitero hace creer que escribe desde la cárcel, cuando salió de allí hace casi un año

@AdanZuzu hace creer que escribe desde la cárcel de Valdemoro.

Sin embargo, salió en abril de 2011.

Estuvo encarcelado por estafa y tiene ya 8.800 seguidores

Cárcel de Valdemoro

D.FERNÁNDEZ / M. MARIÑO. 27.02.2012 – 09.25h 20minutos.es

La galaxia Twitter ha llegado a las prisiones. Y @AdanZuzu se ha convertido en toda una estrella. Este tuitero, que se define en su perfil como preso preventivo de 55 años recluido en una cárcel madrileña, no hace más que ganar seguidores día a día. Ya tiene cerca de 9.000, reclutados desde que publicó su primer tuit, el 9 de diciembre del año pasado.

Pero @AdanZuzu esconde más de lo que muestra en sus reveladores tuits, que narran con todo lujo de detalles cómo es el día a día en la cárcel de Valdemoro, en Madrid. Es verdad que @AdanZuzu estuvo preso, pero salió en abril del año pasado, ocho meses antes de que empezara a tuitear. Su nombre real es Gabriel, según ha podido saber 20 Minutos de fuentes penitenciarias. Y estuvo preso un año en el módulo 9 por un delito de estafa.

Lo único que hace este tuitero es escribir desde casas sus experiencias de la cárcelLo cierto es que su fama y sus tuits provocaron que Instituciones Penitenciarias inspeccionara varios módulos de Valdemoro (donde hay 1.200 reclusos) para intentar localizarle. Está a la orden del día que los funcionarios decomisen móviles (objetos prohibidos dentro de las cárceles) entre los reos, y no se descartó que @AdanZuzu estuviera tuiteando a escondidas dentro de la prisión. Incluso mencionaba en un tuit cómo ocultar el teléfono: “Si metes la mano dentro de la taza del váter del ‘chabolo’ (la celda), ya en el agua, hay un recodo que permite guardarlo.

“Previamente has metido el teléfono en un preservativo y, a su vez, todo en una bolsa de plástico”. Pero no. Lo único que hace @AdanZuzu es escribir desde casa sus experiencias pasadas en Valdemoro, con algunos tuits actualizados gracias a que se cartea con presos que le mantienen informado.

Inhibidor de móviles

La investigación interna permitió poner sobre la mesa los problemas de la cárcel. El sindicato Acaip denunció estas pasadas Navidades que el inhibidor de la cárcel que impide hablar por el móvil (instalado para anular la señal de los teléfonos introducidos clandestinamente) no funcionaba.

El día 25 de diciembre, Navidad, los funcionarios decomisaron 4 móviles escondidos en un lavabo de una celda del módulo 7. Y una semana antes aparecieron otros 8 móviles en la zona intramuros, que habían sido lanzados desde el exterior. “Es frecuente que se metan móviles pequeños en pelotas de tenis y que se lancen desde fuera hacia dentro de la prisión. Algunos lanzamientos llegan, otros no”.

@AdanZuzu tiene también perfil en Facebook, aunque parece no estar ya activo. Este diario se puso en contacto con él y confirmó que ya está fuera de prisión y que todo se resolvería en abril. “Estaba preventivo y es la fecha fijada para su juicio”, explican fuentes penitenciarias.

La radio de la cárcel

Las nuevas tecnologías provocan más de un dolor de cabeza a los responsables de Valdemoro. Cerca del módulo 5 está la emisora de la cárcel, que un día a la semana aprovecha la señal de la Cadena Ser Madrid. El sindicato Acaip denunció al director de la cárcel que un cacheo a uno de los presos que está en el taller de radio permitió decomisar tres tarjetas micro-SD de 1, 2 y 16 gigas; otra tarjeta SD de 16 gigas, una memoria y una tarjeta SIM de un móvil (elementos prohibidos) y que algunos internos explicaron que ese material “está relacionado con trabajadores de la emisora”.

Sus mejores tuits

Hasta este domingo, @AdanZuzu había escrito 458 tuits. Estos son algunos de ellos.

“Los presos hacen alcohol con fruta exprimida, agua y azúcar colocados en un recipiente cerrado, y al cabo de cuatro días se obtiene el alcohol”.

“¿Y cómo compras las drogas si ahí dentro no hay dinero? Con tarjetas de cabina de teléfono. Son de cinco euros. Un porro, una tarjeta”.

“Hay todo tipo de vicio. Incluso el juego. Se juega a cartas apostando. Los hay que viven de ello. Sobre todo un negro: ‘el Cocacolas’”.

“He conocido a un sicario que sumergió a su víctima en ácido lentamente”.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.