La compañía teatroDENTRO reestrena en la penitenciaría de Quatre Camins la obra ‘Entre tú y yo’

Organizado por la asociación transFORMAS, los próximos días 28 y 30 de marzo de 2012 el Centro Penitenciario Quatre Camins abrirá sus puertas para acoger a los ciudadanos que deseen estar presentes en las representaciones del espectáculo ‘Entre tú y yo’, creado por la compañía teatroDENTRO.

artezblai.com

En esta obra, la familia se convierte en una metáfora de lo que sucede entre dos personas. Entre tú y yo, un abismo… Entre tú y yo, fronteras invisibles que conforman las relaciones humanas: el poder, la envídia, la manipulación, por ejemplo. Maneras de mirar, de tocar, de juzgar, de hablar, que traducen las diferentes maneras de “estar” en el mundo y que determinan las relaciones con el entorno.

En el segundo opus, no tratan de abordar la familia a través de una concepción clásica, pero si poner en evidencia un terreno íntimo en el cual las diferentes facetas de cada personaje se expresan creando alianzas o conflictos, explicitando la relación individual en un contexto colectivo: la metáfora de la sociedad observadora.

Quien quiera asistir a la representación tendrá que rellenar un formulario y abonar la cuota de adhesión de TransFORMAS antes del 21 de marzo. Más información en el siguiente enlace: http://teatrodentro.es/?page_id=2483

FRONTERAS

‘Entre tú y yo’ forma parte de una trilogía. La temática que sirve de detonante creativo durante 2011 es la reflexión entorno al concepto FRONTERAS. Se investiga con varios dispositivos sobre el escenario para la escritura final del espectáculo:

Un dispositivo escenográfico: Permite a los actores proponer improvisaciones entorno a la idea de fronteras que surgen entre los miembros de una familia. Siempre son representadas dos generaciones, la de los padres y la de los hijos. El dispositivo propone un espacio metafórico, un césped de cuatro metros por tres y una serie de elementos que pueden combinarse para crear espacios íntimos de la casa: un sofá, unos taburetes, una cafetera, elementos de cocina y atrezzos como un periódico, juegos de mesa, almohadas y un televisor.

Un dispositivo actoral: los personajes son definidos: el padre, la madre, los tres hijos y la novia del pequeño. Cada actor puede interpretar cualquier personaje y sobre todo tiene que cambiar de personaje en cada improvisación o escena. Cada actor participa en la construcción de cada uno de los personajes, experimentando los diferentes papeles y puntos de vista. En la obra final, el guión está dividido en capítulos, y los actores interpretan todos los papeles durante la obra.

Un dispositivo dramatúrgico: se realizan entrevistas grabadas en vídeo. En un segundo tiempo se vuelve a visionar las entrevistas, se hace una selección y se transcribe el texto. Después, este texto “borrador” se vuelve a trabajar con los actores hacia una forma más elaborada y se realiza una serie de idas y vueltas entre las improvisaciones teatrales y el texto que evoluciona. Cuando el texto aparece en su forma definitiva, se integra a la propuesta de guión. El trabajo de escritura se basa en las palabras íntimas de los actores que son despersonalizadas y se convierten en material de improvisación: de las palabras íntimas al texto dramático, de lo personal, a lo colectivo.

Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.