El Supremo condena a 17 años a los presos que secuestraron a tres funcionarios de prisiones en la cárcel Modelo de Barcelona

Europa Press | 7/04/2012 – 10:43

El Tribunal Supremo ha ratificado la condena.

El Tribunal Supremo ha confirmado la condena a 17 años y medio de cárcel impuesta a dos reclusos de la cárcel Modelo de Barcelona, y la pena de 16 años de prisión para otro interno por retener a tres funcionarios de prisiones, a los que maniataron y colocaron punzones en sus gargantas, durante un motín ocurrido el 4 de febrero de 2007.

La Sala de lo Penal del alto tribunal ha desestimado el recurso de casación interpuesto por los tres presos contra la sentencia dictada en mayo del pasado año por la Audiencia de Barcelona que consideró a los internos culpables de tres delitos de detención ilegal, otros dos de lesiones y una falta de lesiones.

El tribunal de instancia impuso las mayores penas a José Antonio R.A. y Manuel G.R., mientras que rebajó la condena al interno José Luis R. P. por su dependencia a las drogas.

Secuestro en la cárcel Modelo

Los hechos ocurrieron el 4 de febrero de 2007 cuando tres presos de un módulo de máxima seguridad se encontraban en el patio de la prisión. Cuando los funcionarios se disponían a reconducirles a sus celdas por haber finalizado su hora de patio, los internos se abalanzaron sobre ellos, les ataron con el cinturón de un albornoz y los cordones de un zapato, y colocaron objetos punzantes en sus gargantas.

El nerviosismo y la violencia aumentaron cuando llegaron otros trabajadores de la cárcel. Entonces, los reos amenazaron con “ejecutar” a los rehenes y solicitaron un teléfono móvil para exponer sus pretensiones, mientras que en un manuscrito hicieron plasmar sus reivindicaciones.

En un momento dado, los acusados se dirigieron a una celda y se enfrentaron a un interno, instante en el que otros funcionarios aprovecharon para liberar a sus compañeros.

Rechazo a la argumentación de los presos

En una sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado Andrés Martínez Arrieta, el Supremo rechaza todos los motivos alegados en sus recursos por los tres acusados.

Éstos criticaron que la condena se basó en el “testimonio espurio” de los funcionarios, a lo que el alto tribunal responde que la prueba fue “suficiente, regular y lícita” y está corroborada por las declaraciones de otros testigos, una pericial médica y los manuscritos en los que reivindicaban la acción.

Por último, los magistrados rechazan la petición de José Luis R. P. de eximirle de su responsabilidad criminal bajo el argumento de que actuó bajo la influencia del síndrome de abstinencia al no habérsele suministrado el tratamiento de metadona que le había sido prescrito en el anterior centro penitenciario.

ecodiario.eleconomista.es

**************************************************************************

El supremo condena a tres presos por secuestrar y lesionar a funcionarios en un motín

El Tribunal Supremo ha condenado a penas de hasta 17 años y medio de prisión a los reclusos José Antonio Romero Amador, José Luis Romero Pérez y Manuel Granero Rubio por secuestrar y lesionar a tres funcionarios de prisiones durante el pequeño motín que protagonizaron en la cárcel Modelo de Barcelona en febrero de 2007.

Los magistrados de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, presididos por el magistrado Cándido Conde-Pumpido, el anterior fiscal general del Estado, han desestimado el recurso interpuesto por los presos y han confirmado la sentencia condenatoria dictada en marzo de 2011 por la Audiencia Provincial de Barcelona.

Granero Rubio ha sido condenado a 17 años y seis meses de cárcel, mientras que sus compañeros de motín han sido condenados a sendas penas de 16 años de cárcel, todos ellos como autores de tres delitos de detención ilegal y dos de lesiones, según se recoge en la sentencia hecha pública hoy.

Los hechos tuvieron lugar el 4 de febrero de 2007, cuando, sobre las 13.45 horas, Romero Amador, Romero Pérez y Granero Rubio se encontraban en el patio de la sexta galería del Centro Penitenciario de Barcelona. Cuando los funcionarios de prisiones se acercaron para reconducirles a sus celdas, los internos sacaron varios objetos punzantes y se abalanzaron contra ellos.

AMENAZADOS Y ATADOS

Los reclusos consiguieron inmovilizar a tres funcionarios, colocándoles en el cuello los objetos punzantes, y los condujeron a una zona separada por una reja de seguridad, cerrando tras de sí la cancela. Los presos, utilizando cinturones de albornoz y cordones de zapatos, inmovilizaron a los funcionarios.

En ese momento llegaron al otro lado de la verja de seguridad otros funcionarios, así como el jefe del departamento. Romero Pérez, Granero Rubio y Romero Amador amenazaron con matar a los tres funcionarios si sus compañeros accedían al recinto, a la vez que solicitaron un teléfono móvil. También hicieron llegar a los otros funcionarios unos papeles donde hacían constar sus reivindicaciones.

Los funcionarios entregaron finalmente un teléfono a Granero Rubio, quien realizó una llamada a las dependencias de los responsables de Instituciones Penitenciarias, indicando que tenían que acudir al centro penitenciario para escuchar sus reivindicaciones y amenazando con asesinar a los tres funcionarios retenidos.

Tras realizar la llamada, se escucharon fuertes golpes en una de las celdas. Los amotinados, tras quitarle las llaves a uno de los funcionarios, acudieron a la celda en cuestión e iniciaron una pelea con el interno que se encontraba dentro.

Los funcionarios aprovecharon esta circunstancia para abrir la cancela y liberar a sus compañeros, quienes estuvieron retenidos cerca de 30 minutos. Los tres sufrieron distintas contusiones y dos de ellos presentaron cuadros de estrés postraumático.

El Alto Tribunal también ha condenado a los tres reclusos a indemnizar con 7.000 euros a un funcionario y con 1.300 a otro de ellos por las lesiones causadas.

“Los acusados privaron de libertad a las víctimas, las ataron con un cinturón y los cordones de los zapatos”, señala la sentencia hecha pública hoy.

noticias.lainformacion.com / SERVIMEDIA

********************************************************************************

El Tribunal Supremo confirma la pena a tres presos por agredir a funcionarios en un motín

Madrid, 7 abr (EFE).- El Tribunal Supremo (TS) ha confirmado las condenas de entre 16 años y 17 años y medio de prisión impuestas a tres presos, que en febrero de 2007 se amotinaron en la cárcel barcelonesa de La Modelo, reteniendo y agrediendo a tres funcionarios, que finalmente fueron liberados por sus compañeros.

Así lo ha acordado la sala segunda del alto tribunal en una sentencia en la que desestima los recursos de los tres internos contra la dictada por la Audiencia Provincial de Barcelona en marzo de 2011 en la que los condenó a las citadas penas como autores de tres delitos de detención ilegal, dos delitos y una falta de lesiones.

Los hechos ocurrieron sobre las 13:45 horas del 4 de febrero de 2007 cuando José Antonio Romero Amador, José Luis Romero Pérez y Manuel Granero Rubio estaban en el patio de la sexta galería de La Modelo y, al llevarles los funcionarios hacia sus celdas, se abalanzaron contra éstos con objetos punzantes que llevaban consigo.

Cada uno de los acusados “inmovilizó e intimidó” a un funcionario y, “siempre con el objeto punzante colocado en el cuello”, los condujeron a una zona separada por una reja de seguridad, cerrando tras de sí la cancela, y una vez allí los ataron de pies y manos.

En ese momento llegaron al otro lado de la reja otros funcionarios y el jefe del departamento, lo que aumentó el nerviosismo y la violencia de los procesados, que amenazaron con ejecutarles si entraban o si no les daban un teléfono al tiempo que les dieron unos papeles manuscritos con sus reivindicaciones.

Tras facilitarles un móvil y mientras Granero hablaba con algún responsable de Prisiones, se oyeron fuertes golpes desde una celda a la que acudieron los otros dos acusados, que empezaron a pelearse con el interno que estaba en ella, lo que aprovecharon los otros funcionarios para abrir la cancela y liberar a sus compañeros, que estuvieron retenidos entre 20 y 30 minutos.

Como consecuencia, los tres funcionarios sufrieron estrés postraumático y dos de ellos varias lesiones.

El TS rechaza el argumento de los condenados de que la sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona vulnera su derecho a la presunción de inocencia ya que, a su juicio, no existe prueba sobre los hechos y la que hay -la declaración de los funcionarios- no es suficiente pues no se realizó atestado policial.

Para los magistrados del alto tribunal, la motivación de la sentencia es “amplia” y se ha realizado “una valoración racional de la prueba practicada” en el juicio, ya que “el tribunal de instancia oyó y vio” a las víctimas, tuvo en cuenta la pericial médica sobre las lesiones, así como las declaraciones de los funcionarios que no fueron víctimas de los hechos y los manuscritos de los presos con sus reivindicaciones.

Asimismo, destaca la sentencia, uno de los tres presos reconoció los hechos en la indagatoria aunque luego se desdijo en la vista oral “sin expresar las razones para le cambio de su declaración” y ofreciendo una versión “que carece del mínimo sustento probatorio”.

Según el alto tribunal, en este caso concurren todos los elementos para considerar los hechos como un delito de detención ilegal y no de coacciones -como reclaman los presos-, ya que los acusados privaron de libertad deambulatoria a las víctimas.

“No sólo se produce la privación de libertad sino que la misma se desarrolla con tal intensidad y exceso de agresión que permite considerar autónoma la agresión típica de la lesión”, concluye la sentencia.

eleconomista.es

Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.