Así es el primer robo-guardia de prisiones surcoreano

Puede que a su lado Robocop parezca George Clooney o que no tenga la aterradora presencia de ED 209, pero como se te ocurra pasarte de la raya con el nuevo roboguardia de las prisiones surcoreanas, tocará el silbato y lo próximo que tendrás delante será una tormenta de porras y spray de pimienta. Así que compórtate.

Sin hacer mucho ruido, durante el pasado mes de marzo la prisión de Pohang dio comienzo a un programa piloto valorado en 1.000 millones de wones (unos 675.000 euros/880.000 dólares al cambio) dirigido a comprobar la eficacia de robots como unidades de patrulla, recorriendo los pasillos de la cárcel y comprobando que todo está en orden. Hasta ahora no habíamos podido poner rostro a tan impresionante proyecto, así que hoy que tenemos un vídeo gracias a la agencia de noticias Reuters, estábamos obligados a compartirlo contigo.

El autómata retratado sobre estas líneas fue desarrollado en Corea del Sur con el apoyo del Ministerio del Interior y la Universidad de Kyonggi, que llevó la voz cantante en el proyecto. Este inagotable funcionario controlado vía tablet equipa cámaras 3D para observar a los internos y reconocer comportamientos sospechosos, pudiendo emitir una señal de aviso a sus compañeros de carne y hueso para que intervengan en caso de enfrentamientos, intentos de incendio o suicidios.

De aprobar con nota, Corea del Sur podría comenzar a desplegarlos en más presidios, con un ojo puesto a una futura versión capaz de realizar registros corporales. Como si necesitáramos más incentivos para no pisar la cárcel…

Una de las aplicaciones de la robótica es la asistencia o sustitución de los humanos en la realización de tareas y rutinas, algo que podemos ver en almacenes logísticos, cadenas de montaje o incluso hospitales. Hace varios meses, Corea del Sur anunció su intención de desplegar robots en sus prisiones para vigilar a los reclusos, evitar que los vigilantes hicieran la ronda nocturna y detectar cualquier intento de suicidio. La idea era arrancar un piloto en esta primavera y evaluar el uso de los robots, algo que el país ya está realizando.

El robot, que actúa como vigilante de prisiones, dista un poco del boceto inicial pero sus funciones responden al esquema planificado: vigilar por los corredores de la prisión (librando a los funcionarios de la prisión tener que hacer la ronda nocturna), analizar el lenguaje corporal de los reclusos (para evaluar su estado anímico y evitar suicidios) y enviar todos los datos captados por sus cámaras y sensores al centro de control de la prisión para su análisis e interpretación.

Gracias a varias cámaras, incluyendo una cámara 3D, unos altavoces, un micrófono y el software de análisis con el que está equipado este vigilante de nueva generación, el robot puede “hablar” a los reclusos (proyectando la voz del equipo de control de la prisión), enviar imágenes al centro de control que, además, puede controlar al robot usando dispositivos móviles, detectar cualquier conato de incendio y enviar una alarma o prevenir y detectar cualquier tipo de agresión a los internos.

El sistema de prisiones de Corea, por ahora, está evaluando el uso del robot en un entorno real para ver si podrían desplegarlo en todo el sistema penitenciario, aún así ya están pensando en posibles mejoras y evoluciones de este vigilante de prisiones para que pueda realizar, por ejemplo, registros corporales.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.