Consigna en las cárceles españolas: “¡A por los etarras!” La paliza a un preso con muletas indigna a los comunes que se han planteado responder con violencia

Martes, 17 de julio. 9 de la noche. Hora de la cena en la cárcel de Picassent (Valencia). Dos presos de ETA se dirigen a un recluso común escayolado y con muletas, que está sentado en el lugar que habitualmente ocupan ellos, y le dan una brutal paliza. La noticia de la agresión ha corrido por las prisiones y entre los comunes circula una consigna: “¡A por los etarras!”

La reyerta se produjo en el módulo 7 del centro penitenciario valenciano. Los etarras aprovecharon que en las galerías solo había tres funcionarios para agredir a este recluso común. Tenía una pierna escayolada y, ante las dificultades para caminar, optó por sentarse en una de las primeras mesas del comedor, una de las más cercanas a la puerta de entrada.

Llegaron dos presos de ETA, que le exigieron con duras palabras que se levantara de allí. Le dijeron que esa era ‘su’ mesa (se trata de mesas que habitualmente tienen sitio para cuatro personas) y, ante la negativa del recluso a hacerlo, comenzaron a golpearle con violencia.

Los etarras aporrearon al preso escayolado con una bandeja y le propinaron un puñetazo en el rostro. Los funcionarios intervinieron y separaron a los agresores.

Otros 120 presos que se encontraban en ese instante en el comedor contemplaron la pelea y tomaron buena nota de la actuación de los etarras.

La dirección de la prisión dio orden inmediata de aislar a los dos reclusos de ETA. Un tercer etarra se solidarizó con sus compañeros y pidió ser también internado en el módulo de aislamiento.

Venganza

Instituciones Penitenciarias decidió abrir expediente a estos etarras y trasladarles de prisión. Los tres fueron internados en cárceles del sur de España. Sus nombres son Sergio Polo, Manex Castro y Eduardo Pérez Anuzita, los tres con delitos de sangre.

La agresión protagonizada por los etarras ha sido ampliamente comentada en diferentes prisiones de toda España, y los reclusos comunes han decidido pasar a la acción.

Según explican a El Confidencial Digital fuentes penitenciarias, en los ‘talegos’ se ha acordado que hay que intentar atacar a los presos de ETA cuando se tenga la más mínima ocasión.

La consigna que se está difundiendo entre los reclusos comunes (gitanos incluidos) es tomarse venganza por la agresión de los etarras el preso que estaba escayolado y andaba con muletas.

Más protección para los etarras

Golpear a un reo que no tiene posibilidad de defenderse genera una imagen negativa en las prisiones. De ahí que se hayan incrementado las medidas de protección a los miembros de ETA en las prisiones de muchas zonas de España.

Los etarras, por tanto, están señalados. Los funcionarios de prisiones lo saben y están intentando evitar, en la medida de lo posible, cualquier agresión. Algunos profesionales vaticinan que habrá alguna pelea próximamente, ya que los funcionarios no son omnipresentes.

Tal como contó ECD, los presos de ETA ya han reconocido que tienen miedo a las agresiones de dos reclusos gitanos (los hermanos Luis y Juan Amador Moreno) que se dedican a apuñalarles por diferentes centros penitenciarios de toda España. Los familiares de los etarras han declarado públicamente que temen por sus vidas.

elconfidencialdigital.com

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.