Un preso hiere en el cuello a un funcionario en Valdemoro

El sindicato ACAIP denuncia el “mal funcionamiento de los permisos penitenciarios” en esta cárcel

En los tres primeros meses del año 22 internos no han regresado tras un permiso, según sus cifras

VICTORIA TORRES BENAYAS Madrid 29 OCT 2012 – 19:30 CET

Vista de la prisión de Valdemoro. / AFP

Un funcionario del servicio de enfermería de la prisión madrileña de Valdemoro fue atacado ayer por un preso que volvía de permiso, según denuncia en un comunicado la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (ACAIP), el sindicato mayoritario de prisiones y confirma Instituciones Penitenciarias. Con una cuchilla escondida en la boca, el interno, cuyas iniciales son P.P.V., se abalanzó sobre el trabajador del centro y le causó “un profundo corte en el cuello, a pocos milímetros de la yugular”, según el relato del sindicato. La herida requirió ocho puntos de sutura y tendrá que pasar cinco años pendiente de las pruebas de sida.

El suceso ocurrió, según la nota de la agrupación, en la enfermería del centro, cuando el preso, que gozaba de la confianza de la dirección, volvía a la prisión en “pésimas condiciones”. El interno daba la apariencia de “ir borracho y puesto de todo”, según la ACAIP. Estaba “colocado”, según ratifica Instituciones Penitenciarias. Como es preceptivo en estas situaciones, se requirió al interno que se sometiera a un análisis de orina por si durante el permiso hubiera consumido algún tipo de droga, que dio resultado negativo. Según Instituciones Penitenciarias, el preso “intentó engañar mezclando la orina con agua, el funcionario le recriminó su conducta y le pidió que se repitiera el análisis”, ante lo cual el interno se puso “muy nervioso”.

Fue en ese momento cuando el preso, sin mediar palabra, se abalanzó sobre el funcionario, que le había pedido que pasara a la sala de analíticas, y le cortó el cuello con una cuchilla que llevaba oculta en su boca. La cuchillada quedó “a escasos milímetros de la yugular”, subraya la nota de la ACAIP. Los servicios médicos del centro actuaron rápidamente para parar la hemorragia, comprobar la profundidad del corte y cerrarla. Le pusieron ocho puntos y le dieron antibióticos.

La ACAIP explica que el agresor vivía en un módulo de respeto —unidades de separación interior dentro de los centros penitenciarios creadas en 2001 para ayudar a la reinserción de los internos menos conflictivos—, estaba al cargo de recoger la basura en distintos módulos y había hecho otros trabajos de confianza como encargado de la capilla de la prisión. La agrupación lamenta lo sucedido a este trabajador, que deberá someterse durante los próximos cinco años a las pruebas del sida por si la cuchilla estaba infectada del virus. También es posible que el preso sufra hepatitis o tuberculosis.

El sindicato considera que “la dirección de la prisión de Valdemoro no debía haber concedido el permiso a este preso”, que ha dejado “patente que no estaba preparado para la vida en libertad”, por lo que pondrá el caso “en manos” de su servicios jurídicos, al tiempo que denuncia que no es el único caso de “mal funcionamiento de los permisos penitenciarios” en esta cárcel madrileña. Según sus cifras, en los tres primeros meses de este año 22 internos no han regresado a esta cárcel tras un permiso.

Una portavoz de Instituciones Penitenciarias replica al sindicato que la cárcel no concedió el permiso sino “un juez de vigilancia penitenciaria” y que el preso, cuya condena o delito no ha querido precisar, ha sido trasladado a otro centro penitenciario de Madrid, donde se encuentra “en régimen de aislamiento”.

ccaa.elpais.com

Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.