Expertos en sanidad penitenciaria destacan el papel del enfermero en el tratamiento del paciente en prisión

Madrid | 21 de Noviembre de 2012

Expertos en sanidad penitenciaria han destacan el papel del enfermero en el tratamiento del paciente en prisión, con motivo de la reciente celebración en Madrid del IX Congreso Nacional, XVI Jornadas y I Congreso Internacional de la Sociedad Española de Sanidad Penitenciaria (SESP).

Así, lo ha asegurado el presidente del comité organizador de este evento, el doctor Fabio Sternberg, que añade que el núcleo del equipo sanitario lo constituye el binomio formado por médico y enfermero. Por ello sostiene que “es importante el abordaje conjunto de los temas”.

A esta cita han acudido cerca de 500 profesionales sanitarios, entre ellos, la miembro del Grupo de Enfermería de la SESP, Sofía Casado, que lamenta que, con la situación económica actual, “no se cubren las bajas” de los 650 enfermeros que trabajan en los centros penitenciarios. “Nuestras demandas van dirigidas a evitar que seamos un sistema sanitario paralelo”, explica.

Además, subraya que los profesionales sanitarios “no tienen acceso al historial médico anterior del interno”, por lo que considera “primordial” el primer contacto que mantienen con el recluso y la valoración que realizan de su salud; y es que, “en algunos casos, el primer acceso de los internos a la sanidad se produce en el centro penitenciario”, indica.

Durante esta evaluación, se analizan factores del recluso, como “antecedentes personales y familiares, consumo de tóxicos y exploración física, valoración de peso, talla, tensión arterial y pulso”, manifiesta Casado. Tras ello, se observan qué patrones están alterados “y cuál sería el mejor abordaje de cualquier posible enfermedad”, apunta.

Pero el cometido de este sanitario no acaba ahí, ya que atiende a adultos, “pero también a los hijos de reclusas en edades comprendidas entre cero y tres años que conviven con ellas en unidades de madres y módulos familiares”, asegura. Además, asisten de manera multidisciplinar “para mejorar la atención de determinados internos, como drogodependientes o enfermos mentales”, afirma.

informacion.com

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.