El Govern admite chinches y ratas cerca de la enfermería de la Modelo

Joan Planes.

Barcelona- La consellera de Justicia, Pilar Fernández Bozal, admitió ayer que no hay fecha para el traslado de la cárcel Modelo en la que este verano aparecieron chinches y ratas. Hace muchos años que se habla de la clausura de esta prisión, que está obsoleta y masificada, y a inicios de esta legislatura el Govern anunció la posibilidad de moverla a la Zona Franca. «Hay tantas obras por pagar, que ponerse ahora de nuevo, dada la situación, no es lo más recomendable», reconoció ayer la consellera.

Las declaraciones de la consellera llegaron después de que LA RAZÓN denunciara la presencia de ratas y chinches en la Modelo, hecho que pone de relieve las pésimas condiciones a nivel arquitectónico y de salubridad de una cárcel que está situada en el centro de Barcelona, en pleno distrito del Eixample. «Las ratas que aparecieron este verano nunca se vieron en el interior de los edificios, aunque sí lo hicieron en un parterre de unos 50 metros que va del jardín a la enfermería del centro», señaló ayer.

Respecto a la renovación o traslado de las cárceles, la consellera aseguró que el Govern debe pagar unos 2.000 millones de euros hasta el año 2040 por la construcción de varias prisiones en toda Cataluña, que, a su juicio, se hicieron «sin planificar» en la época del tripartito. Reiteró que «no es razonable poner en marcha nuevas obras mientras la situación económica no mejora y con tantos proyectos por pagar».

Fernández Bozal añadió que con la situación de crisis económica «los esfuerzos de contención continuarán», por lo que las esperadas obras de sustitución de la Modelo deberán postergarse, por el momento.

Esta prisión, desde los años 80, está masificada, albergando muchos más presos de los que permite su capacidad, pero el problema es que las instalaciones cada vez van a peor, según los sindicatos. No obstante, la consellera insistió en que la situación «ha mejorado, ahora hay unos 1.600 presos ingresados, cuando habían llegado a ser 1.900». La capacidad de la cárcel es para unos mil internos.

La intención de la conselleria era la de trasladar a este nuevo centro penitenciario de la Zona Franca a todos los presos preventivos que ahora están en las cárceles de Barcelona.

Prisiones en suspenso

TARRAGONA

La nueva cárcel de Tarragona, que estará situada en el municipio de El Catllar, no será una realidad hasta 2013, pese a que tenía que estar finalizada en 2011. Tendrá capacidad para 750 presos, con módulos para jóvenes y mujeres. Su función será parecida a la del futuro centro de la Zona Franca respecto a la Modelo, es decir sustituir a la saturada y obsoleta prisión de Tarragona. Otro obstáculo para su puesta en marcha es la oposición de los vecinos de El Catllar.

FIGUERES

Las obras de la prisión de Puig de les Basses, cerca de Figueres (Girona), terminaron a finales de 2010, pero la cárcel aún no funciona. Su apertura se ha aplazado en diversas ocasiones, teniendo en cuenta que su inauguración estaba prevista para enero de este año. Según la conselleria de Justicia, se encontraron con un centro inacabado, en el que faltaban algunos servicios básicos. Ha supuesto una inversión de 108 millones de euros, y tendrá capacidad para 1.000 internos.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.