Se estanca el traslado de la Model de Barcelona tras anunciar el Govern recortes en prisiones

CATALUñA | 20 de Febrero de 2013

Fuente: 20 minutos.es

Un informe del Govern ratifica el estancamiento de presos en Catalunya.

Solo se garantiza la apertura de los centros penitenciarios de Figueres y Catllar.

Muchos internos se acogen al retorno voluntario a sus países de origen.

El Consell Executiu del Govern catalán ha analitzado este martes un informe que certifica el estancamiento de los presos en Catalunya y que permite estudiar el cierre de los centros penitenciarios obsoletos y el retraso en la construcción de nuevas infraestructuras.

La intención del Govern es ralentizar la apertura de nuevas prisiones. Ahora mismos solo garantiza las nuevas cárceles de Figueres y Catllar, pero no se ha mencionado la Model, con lo que el traslado del viejo centro penitenciario del Eixample a la Zona Franca se puede retrasar aún más.

El informe, que analiza la evolución de la población reclusa hasta el año 2020, concluye que la capacidad actual de los centros en funcionamiento y ya construidos responde a las necesidades previstas para este periodo.

1.016 plazas sobrantes en las cárceles

Actualmente, la capacidad de los centros penitenciarios en activo es de 11.031 plazas, mientras que el número de reclusos es de 10.015, y por tanto, queda una capacidad sobrante de 1.016 plazas.

Según cifras de la Direcció General de Serveis Penitenciaris,el número de presos era de 10.015 el 30 de enero de 2013.

Por tanto, el sistema tiene una capacidad sobrante de 1.016 plazas, a las que se añadirán 2.000 más con la entrada en funcionamiento de los centros penitenciarios de Puig de les Basses (Figueres), ya construido, y Mas d’Enric (el Catllar).

Estancamiento en la cifra de internos

En el informe que ha analizado hoy el Govern, el estancamiento actual en el número de internos se mantendrá este año y el próximo y no será al menos hasta 2018 que se volverá a los niveles de los años 2010 y 2011, cuando se superaron los 10.800 internos.

Esta interrupción en la tendencia en el crecimiento de la población reclusa se debe a diversos factores, entre los que destacan la aplicación de la circular de extranjería, que permite el retorno voluntario de internos a sus países de origen para que acaben de cumplir condena; la circular de libertad condicional; el estancamiento en los índices de delincuencia, y los cambios legislativos, que han supuesto una rebaja en la duración de las condenas por delitos contra la salud pública.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.