Más de tres años de cárcel para el exsubdirector médico de Quatre Camins por agresiones a reclusos

La Audiencia de Barcelona le impone además una pena de catorce años de inhabilitación por las torturas a los presos durante el motín de 2004

Sucesos | 02/07/2013 – 10:04h | Última actualización: 02/07/2013 – 12:04h

Barcelona. (Redacción y agencias).- La Audiencia de Barcelona ha condenado a seis funcionarios de prisiones, entre ellos al exsubdirector médico de la cárcel de Quatre Camins de La Roca del Vallés (Barcelona) Xavier Martínez Redondo, por maltratar y lesionar a varios reclusos tras un motín en este centro penitenciario el 30 de abril de 2004.

En la sentencia dictada por la Sección Quinta de la Audiencia, a la que ha tenido acceso Efe, el tribunal impone la máxima pena a Xavier Martínez, al que condena a tres años y medio de cárcel como autor de siete delitos de atentado contra la integridad moral y otras siete faltas de lesiones (seis meses por cada delito), además de 14 años de inhabilitación especial para empleo o cargo público.

A los otros cinco funcionarios, juzgados por los mismos delitos, les condena a penas de entre 4 meses y un año de cárcel. El tribunal, que ha aplicado en todos los casos la atenuante de dilación indebida en la tramitación del proceso judicial, no ha considerado que los hechos sean constitutivos de un delito de tortura, como solicitó la fiscalía, que acusó al ex subdirector médico de la cárcel de infligir torturas a varios presos tras el motín para “castigarlos” o sonsacarles información.

Tres de los nueve funcionarios que fueron juzgados por maltratar a once internos durante su traslado a otros centros una vez sofocado el motín del 30 de abril de 2004 han sido absueltos, mientras que los jueces han dictado el pago de indemnizaciones menores -de entre 250 y 750 euros- a los internos maltratados, de las que deberá responder la Generalitat como responsable civil subsidiaria.

El tribunal explica en su sentencia que no tiene duda de que “el centro penitenciario sufrió un desgobierno, donde los funcionarios tomaron básicamente las riendas y en esa posición de fuerza, anulado el director del centro, y sin impedimentos de los mandos intermedios que allí se encontraban, realizaron el ‘pasillo’ a los internos que iban a trasladar”, que recibieron golpes, insultos y vejaciones.

Según la sentencia, esta acción “comporta el delito de atentado contra la integridad moral, pues la duración de ese ‘pasillo’ no fue excesiva, no tuvo carácter permanente, el resultado lesivo no fue grave y respondía, que no lo justifica, a una alteración de los funcionarios por los graves incidentes ocurridos unas horas antes”.

El tribunal ha rechazado la tesis del ministerio público de que estos maltratos fueran torturas y tuvieran la finalidad de obtener información de los agredidos sobre la posible participación de otros internos en dichos altercados.

Durante el juicio, el exdirector de Servicios Penitenciarios de la Generalitat Albert Batlle ya admitió “conductas irregulares” en el traslado de los presos amotinados y reconoció que se produjo una entrada “indiscriminada” de funcionarios fuera de servicio, sin su permiso, ya que se quebrantó la cadena de mando.

Tras el motín y los altercados con los reclusos, la Generalitat encargó una investigación reservada que concluyó que hubo “conductas irregulares” y describió una “entrada indiscriminada” de cerca de 200 funcionarios que estaban fuera de servicio. En el motín de 2004 en la cárcel de Quatre Camins, que se prolongó durante unas tres horas, los reclusos hirieron al subdirector del centro y tomaron como rehén a un funcionario.

Cuando los Mossos sofocaron el motín, los responsables penitenciarios decidieron trasladar de cárcel a una quincena de reclusos, a los que atribuyeron el motín. En este traslado es cuando los funcionarios hicieron un “pasillo” para insultar y agredir a los reclusos.

lavanguardia.com

****************************************************************************************

Condenados seis funcionarios de prisiones por maltratar a reclusos

Tres años y medio de cárcel para el exsubdirector médico de Quatre Camins

Los acusados agredieron y vejaron a los presos tras un motín en el 2004

Martes, 2 de julio del 2013 Votos:+6-3Comentarios(8)

J. G. ALBALAT

BARCELONA

L a Audiencia de Barcelona ha condenado a seis funcionarios de prisiones por maltratar a un grupo de reclusos de la cárcel de Quatre Camins, en la Roca del Vallés, tras un motín. El tribunal ha impuesto una pena de tres años y medio de prisión, multas que ascienden a 1.050 euros e inhabilitación profesional al exsubdirector médico del centro pentienciario Xavier Martínez Redondo por siete delitos de atentado contra la integridad moral y siete faltas de lesiones. Esta condena, que puede ser recurrida, comporta el ingreso en la cárcel de Martínez Redondo, aunque, según detalla la sentencia, el máximo de cumplimiento sería de 18 meses.

Los magistrados han condenado al resto de funcionarios a penas de entre cuatro meses y un año de prisión, además de inhabilitación y, en algunos casos, multa. Eso sí, el tribunal les ha rebajado a todos las penas previstas en el Código Penal para el delito de atentado contra la integridad al aplicarles la atenuante de dilaciones indebidas en la tramitación del proceso judicial. La sentencia, además, no acepta la tesis de la fiscalía y de las acusaciones de que las agresiones y vejaciones sufridas por los reclusos de Quatre Camins eran torturas.

El tribunal notificó ayer a la fiscalía y a los abogados el fallo, pero no la resolución completa, con lo cual se deberá esperar hasta hoy para conocer exactamente los argumentos por los que se condena a los seis funcionario de prisiones. En la sentencia se recoge que el exsubdirector de Quatre Camins y una funcionaria acusada deberán indemnizar con cantidades simbólicas (de 250 a 750 euros) a los siete reclusos que fueron matratados. La Generalitat ha sido condenada como responsable civil subsidiario. Es decir, que en el caso de que los funcionarios no paguen las indemnizaciones deberá hacerse cargo de ellas la Administración.

DESDE LAS CELDAS / El 30 de abril del 2004, una serie de altercados en la cárcel de Quatre Camins desembocaron en un motín. Los reclusos agredieron a varios funcionarios (un subdirector resultó herido grave) y durante tres horas retuvieron como rehén a uno de ellos. Tras sofocar la revuelta, las autoridades penitenciarias decidieron trasladar a otra cárcel a los presos que habían participado en los incidentes. A medianoche comenzó la operación. La acusación sostiene que durante el traslado de las celdas al departamento de ingresos, los funcionarios formaron un pasillo para que los reclusos pasaran y así golpearles, insultarles y vejarles. En ese departamento se repitieron las agresiones.

En su declaración en el juicio, el exsubdirector Xavier Martínez Redondo aseguró que no había visto a ningún funcionario usar la porra reglamentaria, pero sí admitió que hubo «cierta contundencia en las acciones. Si un preso venía por el pasillo y no quería caminar, se le ayudaba para que caminara más rápido». Sin embargo, al menos tres reclusos que testificaron en la vista señalaron expresamente a este jefe de prisiones como una de las personas que les había agredido. «Me pegaba por la espalda», dijo uno.

elperiodico.com

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.