El gasto en prisiones se reduce un 24% en cinco años por el descenso de presos

MARÍA GAJATE / VALLADOLID

Día 28/07/2013 – 09.48h

El número de reos cae a niveles de 2003 tras rebajarse las penas por drogas y los extranjeros encarcelados

El gasto en prisiones se reduce un 24% en cinco años por el descenso de presos

Una media de 63 euros diarios. Es la cantidad que consume en la Comunidad un preso, y que no se aleja mucho de los 69,7 euros con los que sobreviven de media los hogares de Castilla y León. En comida, cada menú concentra al menos 3,5 euros. A ello se suma el gasto de personal, mantenimiento de instalaciones o asistencia sanitaria y así hasta llegar a unos 23.000 euros al año que, multiplicados por los más de 5.438 reos que pueblan las cárceles de la región, suponen una suma de unos 125 millones de euros, según un informe realizado por la Asociación de Profesional de Funcionarios de Prisiones. No obstante, en los últimos años el cómputo total ha descendido considerablemente gracias a que el sobrepoblamiento que se había alcanzado en los centros penitenciarios se ha invertido. A consecuencia de la crisis económica y de las modificaciones que se introdujeron en el Código Penal, el volumen de reos ha bajado, y con él, el del gasto. En función de la caída de encarcelados, se calcula que en cinco años se ha reducido el desembolso en torno a un 24 por ciento.

En 2008 la población reclusa en los centros penitenciarios alcanzó un máximo histórico -también lo hizo la tasa de delincuencia-. En el verano de ese año, en Castilla y León eran 7.169 las personas que se encontraban privadas de libertad en las 4.816 celdas con las que se contaba en las prisiones. Tras este tope, el volumen se redujo en los años posteriores levemente pero no sería hasta 2010 cuando llegó el cambio. La reforma del Código Penal que entró en vigor un día antes de Nochebuena introdujo como principal novedad la reducción de condenas por delitos relacionados con el tráfico de drogas. Esta medida supuso la disminución del periodo de estancia en prisión de los condenados y la inmediata excarcelación de aquellos que, con la nueva pena contemplada, eran acreedores ya de la libertad definitiva. El efecto ha sido notorio, dado que cerca del 25 por ciento de los reclusos del país se encuentran entre rejas por este tipo de infracciones. Ahora son menos y su paso por la cárcel es inferior. Además, otros delitos también vieron como las sanciones se redujeron o eran conmutables por trabajos en beneficio de la Comunidad -cerca de 4.000 personas los realizaron el año pasado-.

Asimismo, el Código Penal marcaba un cambio de cara a la población reclusa extranjera, que a partir de entonces pudo optar por la expulsión a su país de origenal acceder al tercer grado o al cumplimiento de las tres cuartas partes de cualquier pena privativa de libertad. De un análisis comparativo de las excarcelaciones de foráneos en Castilla y León a lo largo de 2010 y 2011, el número de internos ya disminuyó de los 3.488 a los 2.958, al tiempo que la expulsión judicial repuntó. La alta presencia que los reos internacionales tenían entonces en las prisiones ha ido menguando hasta la actualidad, si bien siguen conformando un 32 por ciento del total.

Ahorro

El resultado de estos dos principales cambios judiciales es que desde ese 2010 que rompió la tendencia hasta ahora el número de reclusos ha caído en más de 1.500. De ello, se concluye que a 23.000 euros anuales de gasto por preso las arcas públicas se han ahorrado al menos 34 millones de euros en un trienio.

Actualmente, las cifras de reclusos han alcanzado los niveles del año 2003. La situación es similar en el conjunto de los trece recintos de Instituciones Penitenciarias de la Comunidad, que incluyen ocho prisiones y seis centros de Inserción Social. Las cárceles de Mansilla de las Mulas (León), La Moraleja (Palencia) y Topas (Salamanca) son las que registran un mayor volumen de presos. La mayoría de los internos en Castilla y León son hombres (un 93 por ciento).

abc.es

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.