La cárcel Modelo no empezará a desmontarse hasta el año 2015

03 de octubre de 2013. 23:03h

Joan Planes.

El conseller de Justicia, Germà Gordó, anunció ayer que el inicio del cierre de la cárcel Modelo de Barcelona comenzará en 2015, casi al final de la actual legislatura. El titular del departamento compareció en una comisión parlamentaria, para presentar el plan director de Equipamientos Penitenciarios 2013-2020.

Gordó aseguró que el derribo de la prisión se iniciará en 2015, con el objetivo de que se traslade fuera de la ciudad, una idea que el departamento tiene pendiente desde la década de los 80. El conseller explicó que «se trabaja para poner en funcionamiento dos nuevos centros penitenciarios en Barcelona, uno de régimen abierto», situado al norte de la ciudad, y otro de reos preventivos, en la zona sur de la capital catalana,aún sin ubicación.

Proyecto descartado

El titular de Justicia confirmó que el departamento descarta el proyecto ideado en la época del gobierno tripartito, con Montserrat Tura de consellera de Justicia. En ese momento, la Generalitat quería construir en la Zona Franca un gran centro penitenciario, una iniciativa que fue perdiendo peso con el paso de los años, y finalmente se ha deshechado.

Argumentó el conseller que esta iniciativa «tendría una dimensión exagerada», en referencia a que el el número de presos en las cárceles catalanas ha bajado en los últimos años. No obstante, Gordó no especificó la ubicación de las futuras prisiones de Barcelona.

En los últimos tres años ha descendido la población penitenciaria en las cárceles catalanas, que actualmente se sitúa en 10.000 internos, una cifra que rompe la tendencia de crecimiento de los últimos diez años. La conselleria calcula que en 2020 serán necesarias unas 11.600 plazas y el nuevo plan prevé disponer de 12.067 en ese año.

La intención de Justicia es mantener la cárcel de preventivos en el área metropolitana de Barcelona para facilitar los habituales desplazamientos de estos internos a los juzgados, y lo mismo en el caso de los que estén en el centro de régimen abierto, para ayudar a su movilidad para atender sus obligaciones laborales y de reinserción.

El nuevo plan diseñado por la conselleria prevé además la puesta en marcha de las nuevas cárceles de Puig de les Basses de Figueres en 2014, y Mas Enric en Catllar en 2015, reconvirtiendo en centros abiertos los actuales de Girona y Tarragona, y cerrar también la centenaria prisión de Figueres, otro proyecto que lleva años pendiente de ejecución.

La inversión prevista para el nuevo plan es de 170.560.511 euros en concepto de remodelaciones y nuevos equipamientos, que incluye también la remodelación de la cárcel de mujeres de Barcelona, Wad Ras, como centro preventivo femenino, centro abierto de mujeres y centro penitenciario de madres.

larazon.es

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.