Prisiones tiene almacenados cientos de televisores de plasma que no ha instalado en las cárceles

Las tiene guardadas por temor a la reacción de la opinión pública

Las pantallas de plasma destinadas a las celdas de la nueva cárcel de Pamplona desataron el escándalo. El Ministerio del Interior decidió retirar los televisores de ese centro penitenciario y ordenó que otras prisiones en construcción también prescindieran de ellos. De esta forma, cientos de pantallas compradas están guardadas en un almacén para evitar dar una imagen de “suntuosidad” en las cárceles españolas.

Patio interior de una prisión española.

Patio interior de una prisión española.

Los “lujos” que disfrutan los presos en los centros penitenciarios de España desataron la polémica hace más de año. El gasto que más polémica causó, además de una piscina cubierta, fue el que Instituciones Penitenciarias hizo para equipar las 504 celdas y otras dependencias de la cárcel de Pamplona, que estaba en construcción, con 721 televisores de plasma de 19 pulgadas.

Ante la reacción desatada en la opinión pública contra lo que fue tildado de despilfarro, el ministerio del Interior y la secretaría general de Instituciones Penitenciarias decidieron retirar de la prisión de Pamplona los televisores (cuyo valor total ascendía a 99.000 euros) y prohibieron que otras cárceles en construcción incluyeran estos equipamientos.

Pues bien, según ha sabido El Confidencial Digital, varios cientos de televisores que Instituciones Penitenciarias ya había adquirido para instalarlos en las nuevas cárceles se encuentran actualmente almacenados en distintas dependencias de Prisiones.

La presión de la opinión pública, muy sensibilizada en estos años de recortes ante cualquier gasto que parezca superfluo, obligó a Instituciones Penitenciarias a tomar esta decisión de guardar las pantallas de plasma ya compradas, explican las fuentes consultadas por ECD, y no colocarlas en las celdas de otras cárceles que se están construyendo.

Cárceles con zonas de ocio

La idea de instalar televisores en las celdas y otras comodidades en las cárceles españolas proviene de un plan de Instituciones Penitenciarias que se puso en marcha en 2007, con Alfredo Pérez Rubalcaba como ministro del Interior.

La primera cárcel con televisores de plasmas fijados a la pared de las celdas se inauguró en 2007 en El Puerto de Santa María (Puerto III, en la provincia de Cádiz). Esta cárcel también cuenta con piscina cubierta, otro de los gastos suntuosos que el ministerio ha eliminado de las cárceles en construcción.

Otras cinco prisiones inauguradas tras Puerto III cuenta también con pantallas de plasma en sus celdas: Morón de la Frontera (Sevilla), Albocàsser (Castellón), Estremera (Madrid), Zaballa (Álava) y San Bartolomé de Tirajana (Las Palmas de Gran Canaria).

La decisión de Interior de dar imagen de austeridad va a dejar sin televisores de plasma, entre otras, a las prisiones que se están construyendo en Pamplona (con el nombre de Norte II) y San Sebastián (Norte III).

Un portavoz de Instituciones Penitenciarias asegura que las pantallas de plasma que iban a ser instalados en la cárcel de Pamplona han sido vendidas en diferentes economatos de otras prisiones.

elconfidencialdigital.com

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.