El director de cárceles niega un repunte de incidentes graves en los centros

14-11-2013 / 20:31 h EFE

El director general de servicios penitenciarios de la Generalitat, Pere Soler, ha negado hoy que, en los últimos meses, se haya producido un repunte de los incidentes graves en las cárceles catalanas y que hayan aumentado las agresiones.

Así, lo ha afirmado hoy Soler en su primera comparecencia ante la Comisión de Justicia y Derechos Humanos del Parlament, para informar de la seguridad de los centros penitenciarios, las fugas de internos y de la situación en las prisiones de Figueres y Modelo de Barcelona.

En su intervención, Pere Soler ha destacado que la ratio de funcionarios con relación al número de internos no ha disminuido en comparación con el año pasado (2,07).

También ha asegurado, que tras los intentos de fuga del centro de Figueres, se establecieron medidas de seguridad, igual que en Tarragona, y se “descongestionaron” las cárceles, pero que estos hechos no hacen a las prisiones “menos seguras”.

El pasado 16 de enero, los Mossos d’Esquadra detuvieron a dos presos que, horas antes, se habían fugado de la cárcel de Figueres, mientras que el 1 de mayo un interno se fugó de la Modelo y, cinco días, después otros dos se fugaron del centro de El Catllar de Tarragona.

Soler ha insistido en la necesidad de orientar el modelo penitenciario catalán a la rehabilitación y ha explicado que, para aumentar el número de internos que trabajan, busca fondos de financiación entre distintas entidades.

Actualmente, la mayor parte de los presos trabajan en el Centro de Iniciativas para la Reinserción (CIRE), la empresa pública del Departamento de Justicia que busca la reinserción laboral de los presos.

Soler ha explicado el estado del Plan director de equipamientos penitenciarios 2013-2020, que ya presentó el 3 de octubre el conseller de Justicia, Germà Gordó, y que incluye como una de las novedades que el personal sanitario de Servicios Penitenciarios dependa del Institut Català de Salut (ICS) y no del Departamento de Justicia, como lo hacía hasta ahora.

Este plan departamental contempla el cierre de la Modelo, la cárcel de hombres de Barcelona, así como la de Figueres y la de Girona y la remodelación del centro penitenciario de Tarragona que, junto con los nuevos centros de Puig de les Basses (Girona), Mas Enric (Tarragona) y la prisión que se construya en Barcelona, se convertirán en centros abiertos para convictos en tercer grado.

Pero a diferencia de lo que dijo Gordó, Soler ha asegurado que se empezará a trasladar a los internos hacia Puig de les Basses a mediados de junio de 2014 y no durante el tercer trimestre, empezando el traslado por los convictos de Girona y Figueres.

El centro penitenciario de Mas Enric tendrá que esperar hasta el 2015.

En cuanto a Barcelona, Soler ha insistido en la necesidad de buscar “fórmulas con posibles permutas para no tener que pagar por el suelo”, puesto que “la Generalitat ya tiene suficientes terrenos como para tener que pagar”.

Por eso, Servicios Penitenciarios trabaja con el Ayuntamiento de Barcelona para encontrar un terreno cerca de la Ciutat de la Justícia, a pesar de que el alcalde de Xavier Trias garantizó que el centro abierto no se construiría ni en Trinitat Vella, ni en Sant Andreu.

Para evitar traslados y los costes que conllevan, el director de prisiones ha explicado que estudian un plan piloto con el Colegio de Abogados de Cataluña para que determinados trámites, como ruedas de reconocimiento, puedan hacerse a través de videoconferencia.

abc.es

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.