Los reclusos catalanes lanzan una moda tejana para el verano

Barcelona, 16 ene (EFE).- Delantales, bolsos, pañuelos y los nuevos productos de la “Colección Tejana” de primavera-verano, compuesta por un capazo, una bolsa y un sombrero pirata, elaborado todo por reclusos de las cárceles catalanes, se expondrán en el salón Expohogar.

La empresa pública del Departamento de Justicia de la Generalitat Centro de Iniciativas para la Reinserción (CIRE), que se encarga de los talleres de trabajo de las cárceles, presenta en el salón Expohogar, que comienza mañana en el recinto ferial de Montjuïc, en Barcelona, la nueva apuesta de los productos ‘Made in CIRE’ para la temporada primavera-verano.

Se trata de creaciones que “tienen por objetivo dar visibilidad y prestigio al trabajo que realizan los internos en los talleres productivos de las prisiones catalanas”, ha informado el departamento de Justicia.

El Made in CIRE quiere marcar tendencia ahora también durante el buen tiempo con la nueva “Colección Tejano”, integrada por un capazo, una bolsa y un sombrero pirata, productos que juegan con el emblema de la marca, el pañuelo de hatillo, y se combinan ahora con el tejido tejano para aportar frescura a las piezas, han explicado fuentes del centro de reinserción de reclusos.

Siguiendo esta tendencia, el CIRE ha creado también la “Colección Tejana Cocina”, que, jugando con los tejidos denim (mezclilla empleada en ropa de trabajo) y de hatillo, está pensada, según sus creadores, para proporcionar todos los elementos necesarios para disfrutar de comidas al aire libre durante los meses de calor.

Esta línea incluye un paño de cocina, un delantal y un babero para comer calçots.

De cara a los primeros baños de verano, el Made in CIRE también ha creado complementos necesarios para disfrutar del sol desde la chiringuito de la playa, como son un colchón para tumbona en tejido de hatillo o los cojines para silla en este mismo diseño .

Además de estos nuevos productos, Made in CIRE también expondrá en el salón Expohogar un conjunto pensado específicamente para la festividad de Sant Jordi, como rosas de tela catalana, puntos de libro y material de papelería fabricados íntegramente en los talleres penitenciarios.

La rosa catalana está elaborada artesanalmente por las internas del Centro Penitenciario de Mujeres de Barcelona, donde las reclusas tejen los pétalos rojos tradicionales de la rosa de Sant Jordi con tejidos de cuadros bicolores de la tela catalana, mientras que tiñen de negro las hojas de la flor.

Por su parte, el punto de libro ‘PuntPol’, hecho también con elementos de tejido catalán, está elaborado siguiendo la técnica del montaje de álbumes (scrapbooking), que combina el collage y la estampación con la manipulación de papel.

Este producto se elabora en los talleres del Centro Penitenciario de Hombres de Barcelona “La Modelo”, donde también se produce material de papelería, como las libretas forradas de tela catalana, disponibles en tres tamaños.

lavanguardia.com

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.