La nueva cárcel de Figueres recibirá los primeros presos el 26 de junio

Girona | 13/06/2014 – 15:08h | Última actualización: 13/06/2014 – 21:00h

La nueva cárcel de Figueres recibirá los primeros presos el 26 de junio

La nueva cárcel de Figueres Aj. Figueres

Figueres.- La nueva cárcel de Figueres, denominada Puig de les Basses, recibirá a los primeros presos el próximo 26 de junio, después de que hoy se haya procedido a la firma del convenio protocolario entre el ayuntamiento de esta localidad gerundense y la Generalitat de Cataluña.

El conseller de Justicia, Germà Gordó, y la alcaldesa de Figueres, Marta Felip, han protagonizado la rúbrica y, posteriormente, el primero ha asegurado que, pese al retraso en la inauguración, los plazos se han cumplido “de manera exacta” desde que él accedió al cargo.

“Dijimos que abriríamos en el segundo semestre de este año”, ha recordado Gordó, quien ha manifestado desconocer los motivos que anteriormente provocaron un aplazamiento de tres años en la puesta en marcha de esta prisión.

El conseller ha destacado entre los “beneficios evidentes” de Puig de les Basses que mejora la situación en la que trabajan los empleados penitenciarios, las condiciones de vida de los reclusos -“cuanto mejores son más sencilla es su rehabilitación”, ha asegurado- y el regreso de presos de Girona que se encuentran actualmente en centros de otras provincias.

Germà Gordó se ha congratulado también de la cesión al ayuntamiento del edificio que alberga actualmente la cárcel de Figueres, y Marta Felip ha detallado que se estudia su conversión en escuela, “aunque habrá que ver su funcionalidad”, ha señalado.

La nueva prisión cuenta con una superficie construida de 61.642 metros cuadrados e integra 620 celdas con una capacidad para 1.018 plazas, aunque el despliegue en su primera fase contempla el traslado de unos 240 presos desde la antigua cárcel de Figueres y la de Girona.

La previsión es que Puig de les Basses funcione a pleno rendimiento a inicios de 2015 con unos ochocientos reclusos, aunque su capacidad máxima es de un millar.

La inversión en este espacio penitenciario ha sido de 108,99 millones de euros y los presos se dividirán en módulos destinados a hombres, mujeres y jóvenes.

Además de áreas educativas y culturales, Puig de les Basses cuenta con un pabellón cubierto y una zona exterior con piscina que se contempla como una herramienta deportiva.

Salas de lectura y biblioteca, talleres de artes plásticas y sala de vídeo completan algunos de los espacios que forman parte de esta prisión, que también cuenta con un área de asistencia sanitaria.

Unos muros a modo de perímetro separarán del exterior a los presos que, además, estarán vigilados por un circuito cerrado de más de ochocientas cámaras.

El 26 de junio arrancará el traslado de internos desde la cárcel antigua de Figueres y, cuatro días más tarde, sucederá lo mismo con los de Girona para completar esta primera fase el 1 de julio con la llegada de otros que actualmente cumplen condena en la cárcel barcelonesa de Quatre Camins.

lavanguardia.com

 

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.