Funcionario de prisiones: una profesión cada vez más arriesgada

SARA MONTERO / MADRID

Día 12/07/2014 – 02.58h

Los sindicatos alertan de que las estadísticas de agresiones a estos trabajadores no paran de crecer en los últimos años

Funcionario de prisiones: una profesión cada vez más arriesgada

ARCHIVO

Funcionario de prisiones: una profesión cada vez más arriesgada

Centro Penitenciario de Villena

Hasta 329 agresiones a funcionarios de prisiones cuantificaron los sindicatos en 2013. Hace solo siete años esta cifra se situaba en 192, casi la mitad de las ataques y vejaciones que en la actualidad, según los datos del sindicato CSI-F prisiones.

El pasado martes, un interno de la prisión Puerto 3, en el puerto de Santa María, propinó un fuerte puñetazo en la cara a un funcionario después de que este intentara cachearle tras negarse a pasar por el detector de metales. A finales del pasado junio, un preso de aislamiento que estaba totalmente fuera de sí agredió a cinco funcionarios, rompiendo la nariz al primero de ellos. Sus casos son los más recientes en cuanto a agresiones se refieren. En 2013 los funcionarios afectados ascendieron a 1213, pese a que el número de trabajadores y de presos ha ido cayendo progresivamente en los últimos años.

«Las agresiones se suelen producir en los módulos y el departamento de enfermería. Hay muchas agresiones en alas psiquiátricas, estamos demandando psiquiatras y que abran centros para estos internos tan violentos», explica Adolfo Fernández, presidente de Instituciones Penitenciarias de CSI-F haciendo referencia a los dos únicos centros penitenciarios psiquiátricos en España.

Aunque resulte sorprendente que aumenten las agresiones mientras baja la cifra de reclusos, cabe recordar que en los últimos años también ha disminuido el número de funcionarios debido a la baja reposición de funcionarios públicos en los dos últimos años, según indican fuentes sindicales. Fernández también achaca el aumento a unos guardias de prisiones más mayores (con una edad media entre 45 y 60 años) que cuidan de una población reclusa cada vez más joven.

No solo han aumentado las agresiones, sino también los accidentes en general de accidentes, dentro de los que se contabilizan estos ataques. Mientras que en 2006 y 2007 las cifras eran de 653 y 777 incidentes, en 2012 y 2013 alcanzaron las 1.096 y 1.213 percances. Los sindicados CSI-F y ACAIP son los encargados de recopilar estas cifras, ya que Instituciones Penitenciarias no publica estas estadísticas ni facilita ningún dato al respecto.

abc.es

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.