La condena de la cárcel modelo de Barcelona

Acercándose elecciones en Cataluña, Artur Mas y el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, pactan el derribo de la vieja Cárcel Modelo… pero solo de un pedacito, la pequeña esquina del Centro Abierto de Hombres, y sin que haya prisión que lo sustituya. Los penados serán repartidos por otros centros, y los funcionarios aún no saben dónde irán. Los vecinos, que llevan decenios viendo pasar promesas incumplidas, ya no se creen nada.

La revista Interviú lo cuenta en un amplio reportaje esta semana: http://www.interviu.es/reportajes/articulos/la-condena-de-la-carcel-modelo-de-barcelona

Con 110 años de edad, es la más vieja de las cárceles activas de Cataluña. Y por estar en el corazón de Barcelona, la más valiosa. En euros y en votos. A su alrededor caldea el ambiente desde hace un mes el anuncio oficial del derribo de su esquina norte, la que alberga el Centro Abierto, donde pueden cumplir condena hasta 220 presos en tercer grado. Ni los funcionarios de prisiones ni el vecindario se oponen a la muerte de la vieja Cárcel Modelo; es que no se la creen. El alcalde convergente Xavier Trias ha anunciado el derribo sin describir alternativa para albergar a los presos, ni a los 41 funcionarios, médicos, trabajadores sociales… que los custodian y persiguen su reinserción.

La Generalitat, que tiene plenas competencias penitenciarias, reubicará a los penados en diferentes cárceles de Barcelona hasta que, cuando la Modelo desaparezca del todo, una nueva prisión se levante en la Zona Franca, en la periferia de la ciudad. Dicen que en 2017. Y nadie se lo cree. “Aquí no hay más plan que el de cortar la cinta y hacerse la foto”, dice Francesc López, coordinador en Cataluña del sindicato de funcionarios de prisiones Acaip, el más activo contra esta medida “sin previsión, sin saber los trabajadores dónde irán, y sin que tenga que ver con el servicio que prestan. Por el capricho electoral se pueden destrozar programas de reinserción que cuesta mucho implementar”.

El 31 de marzo tiene que estar todo terminado. En lugar del centro abierto se hará una pequeña plaza, de mil metros cuadrados. “Vendrán las cámaras de TV3, sacarán a las excavadoras, y darán a la gente la idea de que por fin derriban la Modelo, cuando solo tocarán un quesito del pastel”, ironiza el educador Adrià Corbacho, de 54 años, en la Modelo desde 1986. El suyo es un colectivo ya muy escamado. No solo por llevar años con el salario reducido y con una extra menos. En junio pasado, el nuevo centro penitenciario gerundense del Puig de les Basses absorbió a los presos de las viejas cárceles de Girona y Figueres. El traslado vino precedido por el despido de 500 interinos. Por eso López cree que “los interinos tienen razones para temer por su empleo”.

El presidente Artur Mas ha dicho que “esta vez va en serio”. El presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona, Lluís Rabell, se lo toma con escepticismo: “¿Cuántas veces hemos oído eso? Nos tememos que es el anuncio de un gobierno municipal hiperactivo en periodo preelectoral. No nos lo podemos creer si antes no se ha construido el equipamiento nuevo que acoja a los internos. Aquí hay prisa, sí, pero por hacerse la foto con las excavadoras”.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.