Temor a que el endurecimiento del Código Penal provoque un importante aumento del número de presos

España es uno de los países de Europa donde los presos pasan más tiempo en prisión

Otras medidas como la eliminación de algunas lesiones en delitos de tráfico podrían suponer una compensación

Imagen de los calabozos de los juzgados de Plaza de Castilla en Madrid / Getty

Imagen de los calabozos de los juzgados de Plaza de Castilla en Madrid / Getty

CARLOS CAMINO

La llegada del nuevo Código Penal ha provocado multitud de preguntas sin fácil respuesta. Una de ellas es si el sistema penitenciario español está preparado ante un eventual y brusco aumento del número de presos. En todo caso, el endurecimiento de las penas y la desaparición de algunas faltas que se convierten en delitos, auguran un cambio en la población reclusa.

La reforma sigue su trámite parlamentario y el Partido Popular ha aceptado o transaccionado el 37% de las enmiendas presentadas por la oposición. Unas concesiones necesarias, según las fuentes consultadas por este diario, para lograr una reforma duradera que no decaiga ante un eventual cambio de Gobierno.

España, con unos 57.000 presos, es el sexto país de la Unión Europea donde los reclusos permanecen más tiempo en prisión. Con la reforma del Código Penal que ha planteado el Gobierno puede que el país escale puestos. Portugal es el único país del entorno cercano a España que la supera en número de meses de permanencia en la cárcel. Un delincuente español permanece una media de 19 meses entre rejas, mientras que en el vecino ibérico son 24,2. En el resto de Europa, sólo Ucrania, Azerbaiyán, Rumania y Moldavia sobrepasan a España.

Sólo Ucrania, Azerbaiyán, Rumania, Moldavia y Portugal sobrepasan a España en tiempo medio de permanencia en prisiónEn otros países de nuestro entorno, a pesar de que su legislación sí prevé la cadena perpetua, la duración media de la permanencia en prisión de los reclusos es inferior a la española. Por poner dos ejemplos muy cercanos, los reclusos en Francia pasan una media de 8,7 meses en prisión y en Italia 10,5, según se desprende de un informe presentado ante el Consejo de Europa en abril de 2014.

“Si finalmente se llega a tramitar de la manera en la que lo ha presentado el Gobierno, tendrá efectos negativos sobre las prisiones con un aumento de la población reclusa”, explica a ZoomNews Mercedes Gallizo, exdirectora general de Instituciones Penitenciarias. En este sentido, España se encontraría con un crecimiento del número de reclusos sin haber convocado nuevas plazas de funcionarios de prisiones en los últimos años.

89 por ciento de ocupación

Anteriores reformas del Código Penal han dado lugar a vaivenes la ocupación de las prisiones en España. “Cuando hubo cambios en la legislación por la violencia de género y por tráfico, ya se notó un incremento en la población reclusa”, añade Gallizo. Por el momento, las cárceles están a un 89% ocupación, una cifra alta, aunque por debajo de otros sistemas que se encuentran al borde de la saturación, como Italia, con cerca de un 145%. La media europea se sitúa en un comprometido 98%.

La población reclusa en España se sitúa en un 89% de la capacidad de las cárceles“La decisión sobre el hurto va a tener consecuencias en la población reclusa. Sin embargo, el cambio en las penas por tráfico tendrá el efecto contrario”, explica a ZoomNews Francisco López Llamazares, portavoz de la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP). “Hay que tener en cuenta que España ya cuenta con un alto porcentaje de reclusos en prisión por robo (un 30,7%, el doble de la media europea). Y uno de los puntos a considerar en la reforma a estos efectos es la eliminación del Código de aquellas lesiones que no produzcan pérdida o inutilidad de un órgano, algo que afecta especialmente a los delitos relacionados con el tráfico. Esta medida podría provocar una compensación”, señala Llamazares.

Por otro lado queda pendiente ver si estas nuevas medidas reman a favor de la reinserción. “Por nuestra experiencia, influye mucho el entorno. Si el recluso ya estaba insertado antes de entrar a prisión, cuando salga no tendrá problemas para reinsertarse. En el caso de que venga de ambientes más desestructurados, habrá más problemas”, explica Llamazares.

En lo que respecta a la reinserción por delitos de terrorismo, el nuevo Código Penal se muestra particularmente duro, añadiendo la inhabilitación para la docencia para aquellos condenados por esta causa. Llamazares se muestra firme con estos casos: “Para acceder a los beneficios de la reinserción se tendría que exigir arrepentimiento expreso desde el primer momento”.

Infrautilización de las prisiones

Una mayor población reclusa también conlleva un mayor gasto. A España le cuesta 65 euros cada día que un preso pasa en las cárceles españolas (bastante por debajo de la media europea, que se sitúa en algo más de 100 euros). Por lo que un más que probable aumento de la población obligaría a un mayor esfuerzo económico..

“La media de edad de los funcionarios de prisiones es de unos 50 años. En un tiempo, con las jubilaciones puede haber un problema de personal”Llamazares agrega que los problemas con la población reclusa no vienen hoy tanto por su número como por la infrautilización de las instalaciones y la reducción del número de funcionarios. “La media de edad de los funcionarios de prisiones es de unos 50 años y en los últimos tiempos no se están convocando plazas. En unos años, con las jubilaciones puede haber un problema de personal”, explica el portavoz de la APFP.

Si finalmente no se producen cambios en la reforma a su paso por el Congreso de los Diputados, Gallizo cree que el nuevo Código Penal “será muy efímero”, teniendo en cuenta la posición contraria de otros grupos parlamentarios. Un endurecimiento de las normas que, por el momento, no va acompañado de otras medidas complementarias y que sin consenso puede acabar siendo de “cara a la galería”; o al año electoral, como explican desde la APFP.

zoomnews.es

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.