El primer derribo de la prisión Model de Barcelona empezará el lunes

El módulo del Centro Abierto, para presos de tercer grado que sólo acuden a pernoctar, será un pequeño parque público

Barcelona | 27/03/2015 – 14:12h | Última actualización: 27/03/2015 – 16:08h

El primer derribo de la prisión Model de Barcelona empezará el lunes

El primer derribo de la prisión Model de Barcelona empezará el lunes

Plano de la prisión Modelo de Barcelona, fachada lateral y torre de vigilancia. Álex García/LVE

Meritxell M. Pauné

Coordinadora de les seccions locals i redactora de BCN

El primer derribo de la prisión Model de Barcelona ya tiene fecha: será el próximo lunes 30 de marzo, el primer día de la Semana Santa escolar. El primer teniente de alcalde de Barcelona, Joaquim Forn, ha revelado el calendario definitivo este viernes, en el último pleno del mandato, al asegurar que el lunes se empezará a demoler el Centre Obert Barcelona 1. “Empezamos el derribo el lunes”, ha afirmado. Se trata de un pequeño edificio de 1.150 m2 repartidos en tres plantas y situado en la esquina de las calles Rosselló y Entença, que atendía a unos 200 presos de tercer grado que la Generalitat ha derivado a otros centros penitenciarios, principalmente entre los centros de Wad Ras y Trinitat Vella.

El edificio está justo delante de una concurrida boca del Metro y, una vez derruido, el solar se adecuará como parque público, como anunció el Ayuntamiento en octubre de 2014. Las obras durarán unos seis meses. Forn ha asegurado que el mismo lunes se dará por concluido el traslado de los internos de tercer grado y el inmueble pasará formalmente a manos municipales. Aunque el consistorio efectuó la compra -una dación en pago a cuenta de 45 millones del total de deuda de la Generalitat al Ayuntamiento- a finales de año, irá tomando posesión del recinto a medida que Justicia vaya vaciando espacios y entregándoselos.

Se trata de un acto más simbólico que real, puesto que la cárcel del Eixample no cerrará totalmente hasta 2017 como mínimo, cuando está previsto que entre en funcionamiento un gran centro de nueva construcción en la Zona Franca. Las obras de este espacio sustitutivo aún no han empezado y no tienen calendario firme. Sin embargo, la foto de las autoridades con la excavadora tiene un alto valor político -en especial en vigilia electoral- tras tres décadas de espera salpicadas de retrasos y ejercerá de pistoletazo de salida para la ansiada transformación de las dos manzanas que ocupa la prisión.

El Ayuntamiento de Barcelona ya ha convocado a los medios de comunicación para que asistan al inicio del derribo el lunes a las 11 horas. Al acto acudirán el alcalde Xavier Trias; el conseller de Justicia, Germà Gordó, la teniente de alcalde de Economía, Sònia Recasens; el teniente de alcalde de Hàbitat Urbà, Antoni Vives; y el regidor del distrito del Eixample, Gerard Ardanuy. “Esta esquina se urbanizará provisionalmente para que los ciudadanos ya puedan empezar a disfrutar de los espacios liberados por el desmantelamiento del centro penitenciario”, anuncia la nota.

Críticas de los funcionarios

El apresurado traslado de los usuarios del Centre Obert, que acuden a dormir y participar en programas de reinserción, ha levantado durísimas críticas de los funcionarios de prisiones y educadores sociales que trabajan en el edificio, que lamentan la “precipitación” y la “incertidumbre” en los preparativos. Portavoces vecinales de l’Esquerra de Eixample reconocían este marzo a LaVanguardia.com que anhelan “empezar cuanto antes” la conversión de la cárcel en espacio público, “pero no a cualquier precio”.

Los reproches de los funcionarios de prisiones han podido oírse este viernes en la plaza Sant Jaume a primera hora de la mañana, justo antes de celebrarse el último pleno del mandato. La protesta, convocada por la Agrupación de Cuerpos de Administración de Instituciones Penitenciarias (ACAIP) y la Asociación de Vecinos Esquerra del Eixample, se ha centrado en el cierre del módulo abierto sin habilitar antes un centro que lo sustituya y que evite repartir los internos entre diferentes prisiones catalanas. Los funcionarios tildan el derribo de “electoralista” y alegan que afectará a las condiciones laborales de la plantilla –compuesta por casi 50 profesionales–, a los programas de reinserción y a las garantías del perímetro de seguridad de La Model. Según Francesc López, portavoz del sindicato, la redistribución de los usuarios del Centre Obert 1 incrementará la masificación de los centros que los acojan, ya de por sí congestionados.

La primera reunión de la Comisión de seguimiento de La Model, celebrada el pasado 5 de marzo en la sede del Distrito, supuso una primera toma de contacto para el nuevo pacto que deberán alcanzar el Ayuntamiento de Barcelona, los vecinos y las entidades de memoria histórica involucradas sobre los futuros usos del gran terreno -de 28.000 m2 y ya de titularidad municipal- que dejará libre el centro penitenciario. Las negociaciones trabajan sobre el plan director acordado con Jordi Hereu en 2006, que preveía conservar el panóptico central y cinco de las seis galerías para dedicarlas a equipamientos culturales y sociales, como una escuela, una guardería, un polideportivo, un casal para jóvenes, una residencia para personas autistas, un centro de día y un geriátrico, además de un memorial sobre la historia de la prisión más antigua y simbólica de Catalunya. En la reunión de la comisión quedó relativamente encarrilado que este último espacio se ubicaría en la cuarta galería para poner en valor la Capilla Gitana que pintó Helios Gómez, que se restaurará.

lavanguardia.com

 

 

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.