La piscina de la cárcel

La nueva prisión del Puig de les Basses de Figueres funciona a pleno rendimiento desde hace nueve meses, salvo su piscina. La dirección del centro confía encuentra socorristas y financiación para abrirla este verano, como un elemento más de la rehabilitación de los presos

Piscina de la presó del Puig de les Basses

Piscina de la presó del Puig de les Basses / Arxiu (ACN)

PAULA BRUJATS FIGUERES 07/04/2015 – 09:56 CET

El director de la nueva cárcel de Figueres confía tener presupuesto para abrir finalmente este verano la piscina del centro penitenciario. El equipamiento está listo pero sin estrenar porque la Generalitat no encontró socorristas para trabajar ni tenían dinero para pagarlos. Insisten en que no es una piscina para el ocio de los reclusos, sino para su rehabilitación a través del deporte.

Nueve meses después de abrir la nueva prisión unificada de las comarcas de Girona sigue siendo una incógnita si la piscina que se construyó se podrá utilizar este verano.

La temporada pasada estuvo cerrada porque faltaban socorristas y el dinero para pagarlos. Ahora, el director del Puig de les Basses, Josep Font, dice que podrían tener financiación para ponerla en marcha este verano. Insiste en que la piscina tiene una única función que es la rehabilitación de los presos.

Desde la sección de prisiones de UGT dicen que faltará ver si hay socorristas dispuestos a trabajar.

En Cataluña, también tienen piscina, sin estrenar por el mismo motivo, los centros penitenciarios de Brians 2 y de Lledoners.

cadenaser.com

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.