Justícia permite que los presos hagan boxeo

La cárcel de Puig de les Basses programa un curso de técnicas de este deporte para internos

GERMÁN GONZÁLEZ

Barcelona Actualizado: 30/04/2015 02:25 horas

La escena de presos que levantan pesas mientras se preparan para una pelea de boxeo en un ring dentro de la prisión puede dejar de verse en películas y series norteamericanas y ser una estampa habitual en las cárceles catalanas. La dirección del centro penitenciario de Puig de les Basses en Figueres ha autorizado la propuesta de un grupo de internos de realizar un curso de técnicas de boxeo que se debía hacer el fin de semana pasado pero que se ha pospuesto. La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha presentado dos escritos de queja por este curso ante el director del mismo centro y en la Direcció General de Serveis Penitenciaris ya que considera que este tipo de actividades «no sólo pueden fomentar actitudes violentas entre internos, sino que las técnicas de las que recibirán formación pueden ser mal utilizadas contra cualquier trabajador del centro, especialmente los funcionarios de vigilancia encargados de su custodia».

La dirección del centro autorizó estas clases a propuesta de los gestores culturales ya que se encuadra dentro de la formación deportiva encaminada a facilitar la rehabilitación y la reinserción de los presos a través de la actividad física, por la disciplina y las normas que imponen. Además destacaron que el boxeo es un deporte en el que prima el combate noble entre los púgiles y se excluye la violencia. También indicaron que se trata de unos cursos que se realizarían el fin de semana, cuando hay más propuestas de ocio en los centros, y que se trata de una prueba piloto dirigida para internos, ya sean hombres o mujeres, que no son conflictivos ni tienen faltas disciplinarias.

Por su parte, el delegado de CSIF en Puig de les Basses, Óscar Montserrat, afirmó que el boxeo «dentro del centro no tiene sentido» ya que las técnicas que se enseñan carecen de interés para el interno en su proceso de rehabilitación ya que no usará nada de lo que aprenda cuando vuelva a estar en libertad. Además, indicó que la elección previa de los presos que participen por parte de la dirección del centro, entre los menos conflictivos, «no garantiza nada».

El representante sindical también lamentó que los trabajadores penitenciarios tienen «muy poca formación, casi nula» y que la que reciben en la academia es «muy básica». Por eso instó a la administración de Justícia a mejorar las clases de defensa personal o autoprotección para los empleados que les permitan aumentar las técnicas de contención hacia los presos conflictivos. En este sentido, destacó que esta formación es «imprescindible para el desarrollo de su trabajo» ya que siempre se usa una «contención verbal» cuando existe un conflicto y que la fuerza debe emplearse en casos muy extremos. El sindicato ha pedido al centro y a Serveis Penitenciaris que los cursos de boxeo programados no se hagan.

Si se mantiene igual el próximo púgil campeón mundial de boxeo pudo dar sus primeros pasos deportivos en el ring de una cárcel.

elmundo.es

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.