Trasladan a 17 internos conflictivos de la cárcel Mas d’Enric a otras prisiones tras un nuevo motín

Este viernes ha tenido lugar una nueva revuelta en el módulo 2

Publicado: 21:21 – 10/06/2016

Jordi Cabré |

La convivencia entre la población reclusa de Mas d’Enric y los funcionarios parece que se ha roto tras una semana de incidentes graves. La dirección de la prisión, que tiene más de 300 reclusos repartidos en diferentes módulos, se ha visto obligada a tomar medidas drásticas para intentar controlar la tensión y las quejas de la población reclusa y devolver un clima de cordialidad perdido desde hace días.

Por esta razón, 17 presos serán trasladados en las próximas horas hacia otras prisiones catalanas. La decisión se ha tomado en estas últimas horas tras el cúmulo de incidentes que se han producido en el comedor de la prisión y en las galerías del módulo 2, donde hay 90 presos.

La gota que ha colmado el vaso ha sido un incidente que se ha producido en las últimas horas entre un recluso –Juan R.L.– y personal sanitario de la cárcel, que terminó este viernes con la actuación de los funcionarios de seguridad y un traslado del reo desde su celda en el módulo 2 hasta el DERT (Departament Especial de Règim Tancat). El origen de la queja fue una prenda que el reo no habría recuperado y que terminó en una discusión subida de tono y la apertura de un expediente por este comportamiento.

La situación no se normalizó tras este incidente. Otros 13 reclusos de este mismo módulo se sublevaron en un acto de solidaridad por el traslado de su compañero Juan R.L. al DERT. Y este grupo propició un motín que terminó con la intervención de funcionarios para reducir a los implicados y reubicarlos en estas celdas especiales.

De hecho, el incidente ha obligado a los funcionarios a doblar turno en Mas d’Enric para disponer de personal suficiente en caso de que aparezcan nuevas situaciones de tensión a lo largo de estas próximas horas.

Además de los 14 internos, se sumará al traslado a otras cárceles catalanas César C.R., el salouense que el pasado martes de madrugada prendió fuego en su celda como medida de protesta por un asunto económico. El recluso actuó por un tema económico y según ha sabido el Diari ya había alertado a sus familiares de que si no podía disponer del ingreso económico que le había efectuado su familia la «armaría gorda». No se cortó un pelo: incendió su celda y obligó a evacuar a 90 presos durante unas horas.

El último grupo de ingresados que dejarán su celda de Mas d’Enric por otra en otros centros penitenciarios pertenecen al módulo 3. Este trío protestó el lunes a la hora de la cena por la calidad y la cantidad de comida que les habían dado. El plante terminó con una reubicación a las celdas del DERT esa misma noche.

La situación en estas últimas horas parece que aún no está normalizada. Los funcionarios y los sindicatos de la prisión de Mas d’Enric han expresado el malestar ante Serveis Penitenciaris de la Generalitat.

diaridetarragona.com

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.