Colau, Forcadell y Romeva entran dentro de la prisión Modelo para pedir justicia para las víctimas del franquismo

Las entidades de memoria histórica y Òmnium Cultural reclaman cerrar la Modelo para convertirla en un centro de recuerdo de la represión franquista

La alcaldesa confía en poder anunciar “muy pronto” el cierre de la prisión

Oriol Solé Altimira

20/11/2016 – 21:49h

Colau, junto a presos políticos de la dictadura en la prisión Modelo

Colau, junto a presos políticos de la dictadura en la prisión Modelo

Medio centenar de represaliados por la dictadura y políticos catalanes de varios partidos han protagonizado este domingo un hecho inédito: han entrado en la prisión Modelo de Barcelona, y, en un acto en el auditorio de la cárcel, han reclamado justicia para las víctimas del franquismo. El acto ha sido organizado por Òmnium Cultural para conmemorar los 41 años que se cumplen este 20-N de la muerte del dictador Francisco Franco.

En su intervención, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha recordado que el Ayuntamiento se ha puesto al servicio de los vecinos de la ciudad que quieran personarse en las causas por los bombardeos italianos en Barcelona y en la que investiga la jueza argentina María Servini. El objetivo, ha añadido Colau, es ayudar en el “anhelo de reparación” a las víctimas. “Exigimos justicia para que el crimen no quede impune y el recuerdo sirva a las nuevas generaciones”, ha afirmado la alcaldesa.

La presidenta del Parlament, Carme Forcadell, se ha comprometido ante las víctimas a “continuar exigiendo reparación” desde las instituciones. “Lo hacemos por la dignidad del conjunto de la sociedad”, ha añadido. Por su lado, el conseller de Asuntos Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia, Raül Romeva, ha pedido disculpas a las entidades de memoria histórica porque la reparación “llega tarde”. “Franco murió, pero el franquismo no y revive de manera constante cotidianamente”, ha lamentado.

Los presos políticos recuerdan su paso por la Modelo

La Modelo fue, junto a la comisaría de la Policía de la Via Laietana o el Camp de la Bota, uno de los epicentros de la represión franquista. En esta cárcel se ajustició mediante el garrote vil al militante anarquista Salvador Puig Antich en 1974, y fueron encarcelados muchos otros presos políticos. Algunos de ellos han tomado la palabra en el acto de este domingo.

Visiblemente emocionado, Agustí Alcoberro, militante del PSAN que celebró su 17 cumpleaños en la Modelo, ha recordado el vínculo que dentro de la cárcel tenían con los presos comunes, como con el Vaquilla y la familia Moreno Cuenca. Asimismo, ha rememorado como el 20 de noviembre de 1975 les pusieron en el patio de la cárcel el discurso de Arias Navarro anunciando la muerte del dictador.

Josep Lluís Carod-Rovira, exconseller en cap del Govern, fue detenido en la llamada “caída de los 113” de la Assemblea de Catalunya. “Franco es muerto pero una parte del franquismo es vivo”, ha afirmado. Raimon Carrasco, hijo de Manuel Carrasco i Formiguera (político de Unió Democràtica ejecutado en Burgos durante la Guerra Civil), ha recordado las últimas palabras de su padre antes de ser fusilado: “Visca Catalunya Lliure! Jesús, Jesús, Jesús!”.

Anna Sellés, una de las pocas presas políticas encarceladas en la Modelo durante el franquismo, ha explicado que la policía la detuvo en la universidad durante una manifestación de apoyo a la huelga minera de Asturias en 1962 y que pasó seis meses encarcelada . “Las clases sociales también se notaban dentro de la cárcel. Yo era ‘la estudiante’ y prácticamente todo el tiempo estuve sola y los funcionarios tenían hasta un trato deferente”, ha aseverado. Y es que el resto de mujeres encerradas en la Modelo, ha recordado Sellés, eran prostitutas, asesinas o ladronas.

La Generalitat pide cerrar la Modelo

Por su lado, el conseller de Justicia de la Generalitat, Carles Mundó, ha recordado que la Modelo tiene 112 años y que a día de hoy todavía están encarcelados en ella 900 presos. Ha pedido “cerrar lo antes posible” la prisión Modelo como un “acto de justicia” para los represaliados. En este sentido, el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, ha reclamado que la cárcel, una vez se cierre, se convierta en un espacio de memoria histórica. La alcaldesa ha cogido el guante y ha confiado en poder anunciar “muy pronto” un acuerdo con la Generalitat para cerrar la prisión.

El acuerdo necesario para cerrar la Modelo entre la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona todavía está pendiente de las negociaciones entre las administraciones. El anterior alcalde, Xavier Trias, firmó un convenio que nunca llegó a ejecutarse para trasladar la prisión a la Zona Franca, atendiendo una larga petición vecinal.

Cuixart también ha afeado al Estado que 41 años después de la muerte del dictador “no haya juzgado nunca” al franquismo. “El Estado español no ha rendido nunca cuentas con su pasado totalitario y todavía es cómplice de los asesinatos franquistas”, ha aseverado, algo que ha considerado “inaceptable” en la Europa del siglo XXI. “No descansaremos nunca hasta conseguir que sus crímenes sean juzgados”, ha añadido.

Además de Colau, Romeva y Forcadell, han acudido al acto, entre otros, los tenientes de alcaldía de Barcelona, Gerardo Pisarello y Jaume Asens (BComú); la diputada de la CUP, Mireia Boya; la alcaldesa de Berga, Montse Venturós (CUP); la diputada de Catalunya Sí Que es Pot, Jéssica Albiach (Podem); la expresidenta del Parlament, Núria de Gispert (Demòcrates); y los secretarios generales de CCOO y UGT de Catalunya, Joan Carles Gallego y Camil Ros.

eldiario.es

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.