¿Necesita Barcelona una cárcel de preventivos?

Los juristas alertan de las consecuencias para los internos y sus familiares de trasladar internos lejos de la ciudad

JESÚS GARCÍA

Barcelona 23 ENE 2017 – 09:43 CET

Los sindicatos de prisiones de la Los sindicatos acudieron ayer a la Modelo a protestar en el acto de partido previsto por el consejero de Justicia, Carles Mundó.

Los sindicatos de prisiones de la Los sindicatos acudieron ayer a la Modelo a protestar en el acto de partido previsto por el consejero de Justicia, Carles Mundó. JOAN SANCHEZ

Si los planes del consejero de Justicia, Carles Mundó, salen adelante, Barcelona se quedará sin cárcel para presos preventivos. La histórica y degradada Modelo cerrará, pero —contra lo previsto— no será sustituida por una más moderna en la Zona Franca. Los preventivos serán trasladados a prisiones de fuera de la ciudad. Un hecho inédito que los operadores jurídicos critican sin ambages. Los expertos alertan de las consecuencias de esa decisión —para los internos y sus familias, para los funcionarios y para el modelo penitenciario catalán— y lamentan que Justicia las haya obviado para colgarse una medalla.

Mundó sorprendió a (casi) todos. Sin previo aviso, alterando los planes previstos hasta ese día y sin haber hablado con otros actores del sistema penitenciario, el consejero anunció que el centro de preventivos de la Zona Franca puede esperar. Lo dijo el martes en TV-3. Mundó afirmó que la Modelo cerrará este año, y que sus 900 internos serán desplazados a otras cárceles, especialmente Brians, a 40 kilómetros de Barcelona. “La decisión definitiva”, matizó a la mañana siguiente, también en la televisión autonómica, “la tomaremos en las próximas semanas”.

Inaugurada en 1904, la Modelo es historia viva de la ciudad. Los vecinos del Eixample reclaman desde hace años que se derribe y, en su lugar, se construyan equipamientos. Mientras, el penal se deteriora día a día, con una salubridad al límite (lo que incluye episodios de chinches y ratas) y una masificación que no cesa (está al 116% de su capacidad). Los operadores jurídicos consultados para este reportaje coinciden en la necesidad de ponerle fin. Pero discrepan abiertamente de la segunda parte del anuncio de Mundó, el que nadie esperaba: una Barcelona sin cárcel de preventivos.

Los presos y sus familias

“Que no haya una cárcel cerca, a tiro de metro, es un problema grave. Una capital tan importante debe tener un centro de preventivos”, dispara el decano del Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona (ICAB), Oriol Rusca. El decano subraya que la Modelo “está obsoleta”, pero opina que la distancia de las otras cárceles es un escollo que va a traer complicaciones.

Los preventivos son internos que permanecen en prisión temporalmente a la espera de juicio. Gozan, por tanto, de la presunción de inocencia (aún no han sido condenados) y, al estar inmersos en la instrucción judicial, precisan de un contacto intenso con su abogado. “La necesidad de comunicación es continua. Hay que preparar la declaración, las pruebas… Llevarles fuera de la ciudad solo aumenta su aislamiento”, lamenta Rusca.

El juez Josep Antoni Rodríguez no piensa tanto en los presos —“puede que sus condiciones materiales de vida mejoren, porque la Modelo está mal”— como en sus familias. “Las consecuencias las van a sufrir ellos. ¿Acaso van a poner transporte público gratuito para llegar hasta Brians?”, se pregunta el portavoz de Jueces por la Democracia en Cataluña, que ve “negativa” la decisión de paralizar el centro de preventivos de Zona Franca.

Logística complicada

Con el alejamiento de los preventivos, la logística también se complica. Los Mossos d’Esquadra realizan a diario entre 80 y 90 conducciones entre la cárcel Modelo y la Ciudad de la Justicia de Barcelona. A partir de ahora (Brians se prepara para recibir preventivos en febrero) los desplazamientos serán más largos. “Por los horarios de los juzgados, la mayoría de traslados se hacen a primera hora de la mañana. Ahora tendrán que salir con al menos una hora de antelación para llegar a tiempo. Todo ello supone además costes adicionales y posibles problemas de seguridad”, razona Miguel Capuz, abogado penalista.

El consejero argumenta que es posible dejar en suspenso el centro de preventivos de Zona Franca porque existen plazas libres (unas 3.000) en el resto de prisiones. “Tenemos capacidad más que suficiente”. Es así porque, en los últimos años, la población penitenciaria ha caído. Pero ese trasvase desde la Modelo provocará, a su vez, movimientos de internos entre otras prisiones. “Hay capacidad, pero al precio de volver a masificar las prisiones. Además, nadie sabe si en el futuro volverá a crecer el número”, razona Juan Luis Escudero, del sindicato CSIF, quien lamenta que Justicia no haya elaborado “ningún de estudio” para evaluar las consecuencias.

Escudero cree que detrás de la decisión hay un “interés partidista”: Mundó y su partido, Esquerra, se cuelgan la medalla de cerrar la Modelo. Ayer, el consejero debía asistir a un acto de partido (que suspensió por la muerte violenta de dos agentes rurales cerca de Lleida) frente a la Modelo. Otros creen que la Generalitat no quiere afrontar el esfuerzo presupuestario de construir un nuevo centro. En opinión de Escudero, la decisión de Justicia supone “un giro copernicano en la política penitenciario de la Generalitat”, ya que se aleja de las ciudades las cárceles. Rusca recuerda que las prisiones “son también un servicio público” y que Barcelona “siempre ha tenido cárceles cerca, como Trinitat y Wad Ras”.

“Hablar con todos”

Los sindicatos temen que Justicia aproveche la decisión para despedir personal interino —Mundó ha remarcado su “compromiso público” de que se mantendrán todos los puestos de trabajo—, mientras los partidos de la oposición han criticado la gestión del cierre de la Modelo por parte del consejero republicano; entre otras cosas, le han reprochado que no les haya informado.

Mundó trata de templar los ánimos. En Els Matins aseguró que la decisión final se tomará “una vez que se haya hablado con todo el mundo” para que “valoren los efectos”. El consejero matizó que sí se construirá el centro de régimen abierto en Zona Franca para sustituir al de Trinitat Vella, que también cerrará por obsoleto. Sobre el de preventivos, insistió en que “no hay necesidad urgente de construirlo”, aunque no lo descartó. Y pidió que no se pongan “en contexto” las consecuencias de la decisión. Sobre las visitas de los familiares, por ejemplo, dijo que son “francamente escasas” en la Modelo porque los internos pasan poco tiempo en ella.

LA MODELO Y LAS CÁRCELES CATALANAS

900 Es el número de internos de la Modelo.

10.700 Son las plazas con las que cuentan ahora las cárceles catalanas. De éstas, unas 3.000 están libres.

116 Es el porcentaje de ocupación de la Modelo, por encima de Brians 1 o Quatre Camins (cerca del 80%) y muy por encima de otras como Mas d’Enric (36%) y Puig de les Basses (menos del 70%).

elpais.com

 

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.