Colau deja para el próximo mandato la reconversión de la cárcel Modelo

El Ayuntamiento de Barcelona quiere actualizar el plan de 2009 que definía los futuros usos

Barcelona
Un camión sale de la cárcel Modelo, la víspera del cierre.
Un camión sale de la cárcel Modelo, la víspera del cierre. JOAN SÁNCHEZ

La cárcel Modelo de Barcelona cierra este jueves tras 113 años de historia y liberará dos manzanas del Eixample para darles uso ciudadano. Pero la reconversión va para largo. La Generalitat entregará las llaves al Ayuntamiento el 1 de enero de 2018, pero no será hasta el próximo mandato —mediados de 2019— cuando comenzarán las obras. Aunque el programa electoral de BComú prometía recuperar el espacio de acuerdo con el plan consensuado en 2009, ahora el gobierno de la alcaldesa Ada Colau lo toma como “hoja de ruta” y lo quiere actualizar. El proceso participativo se abrirá más allá del barrio.

Una de las claves que explican la tardanza es que es que el actual ejecutivo no contemplaba, en este mandato, las inversiones que será necesario hacer. No tenían previsto que la Generalitat cerrara la cárcel tan pronto. Ahora hay que definir usos, priorizar —se hará por fases— y presupuestar. El plan director contemplaba mantener el panóptico y cinco de los seis brazos —uno por galería— de la cárcel. La idea del plan aprobado durante el mandato del ex alcalde Jordi Hereu (PSC) era derribar los muros y rehabilitar los cinco brazos para convertirlos en una escuela, una guardería, una residencia, un casal para jóvenes y un espacio memorial.

VISITAS A PARTIR DEL 3 DE JULIO

A partir del 3 de julio y hasta el 26 de noviembre la cárcel Modelo, ya vacía, estará abierta al público de lunes a domingo, de 10 a 20 horas. Las visitas, guiadas, son concertadas. Es decir, se debe pedir cita previa. A nivel individual, basta con llamar al teléfono de atención ciudadana de la Generalitat de Catalunya, 012, o a través de la página web http://www.gencat.cat Para las visitas en grupo hay que enviar un correo electrónico a la dirección lamodelensparla@gencat.cat.

Además, contemplaba zonas verdes, destinar el espacio más próximo a la calle de Nicaragua a usos terciarios, levantar en el lado de la calle de Entença en una residencia para mayores y un aparcamiento soterrado. Pero está por ver cuáles son las necesidades del barrio casi una década después. Por ejemplo, si se construye una segunda escuela, apunta la concejal del Eixample, Montserrat Ballarín, partidaria de dar prioridad a los usos educativos.

Sí está previsto que en septiembre abra la escuela Eixample en módulos en la esquina ya recuperada: Rosselló con Entença. También es seguro que no habrá oficinas ni hotel, sino pisos públicos de alquiler en el espacio que en el mandato pasado compró el alcalde Xavier Trias a la Generalitat. “Para reequilibrar la presión pueda haber sobre el mercado de la vivienda”, defiende la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz.

La concejal explica que el gobierno tiene previsto presentar en breve el proceso participativo, que no se restringirá al entorno de la cárcel sino que en la vertiente del uso memorial y patrimonial se abrirá a entidades de la ciudad. Otra incógnita es si se mantendrán los cinco brazos. “Es más caro rehabilitar que construir, hay que repensarlo en función de los recursos disponibles”, dice Ballarín. Sanz es partidaria de “preservar lo máximo posible haciéndolo compatible con los usos escolares, de equipamiento y espacio verde”.

El Ayuntamiento ya trabaja en varias comisiones: patrimonio, usos o memoria histórica, en las que participan decenas de entidades. Y además, junto con la Generalitat, quiere abrir el espacio a visitas. “Para poner en valor la memoria de un espacio que forma parte de la vida de mucha gente”, subraya Sanz, partidaria de “dar carácter reivindicativo y asociativo y que los vecinos puedan hacerse suyo el espacio desde el minuto uno”. Ya se pueden solicitar visitas en el teléfono 012.

La asociación de vecinos, que preside Toni Colomina, defiende seguir el plan de 2009 y pide celeridad, además de vigilar bien el espacio para que nadie lo ocupe. De la vigilancia se encargará hasta diciembre la Generalitat y a partir de enero de 2018 el Ayuntamiento.

Desde el principal grupo de la oposición, el PDeCAT, la concejal adscrita al distrito del Eixample, Francina Vila, defendió los usos definidos durante el proceso participativo de 2009. “El gobierno de Colau ha estado perdiendo el tiempo durante los primeros dos años de mandato”, dijo y afirmó que “Trias apalabró el cierre de la Modelo”. “Van tarde y van tarde en perjuicio de los vecinos del entorno de la carcel y de los del conjunto de la ciudad”, dijo y lamentó que “este es otro retraso injustificable que se epxlica por sus prejuicios o incompetencia”.

elpais.com

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.