La antigua cárcel Modelo no admite más personas. Eso es lo que han tenido que escuchar decenas de personas que han estado haciendo un buen rato de cola en la calle Entençapara intentar visitar el interior de la antigua y simbólica cárcel y que, finalmente, se han tenido que ir sin poder hacerlo. Y es la segunda vez que pasa desde que el Ayuntamientodecidió permitir las visitas sin cita previa.

Por segundo fin de semana consecutivo, la organización se ha visto desbordada por la presencia de multitud de personas que querían acceder al interior de la Modelo para conocer de cerca el recinto carcelario. La organizaciòn calcula que un sábado, con horario de apertura desde las 10.00 de la mañana hasta las 18.00 de la tarde, pueden acceder al recinto unas 300 personas, aunque evidentemene hay horas en las que la presencia de visitantes interesados aumenta.

Pero, lejos de buscar soluciones a lo ocurrido el primer día de apertura sin cita previa, el anterior fin de semana, la situación se ha repetido. Y la indignaciòn, tambien.

El horario de visitas anunciado por el Ayuntamiento dura hasta las 18.00 y, por la tarde, es alrededor de las 15.00 cuando se empieza a alargar la cola. Sin embargo, la masiva presencia de visitantes hace que la organización, a partir de las 16.45, empiece a avisar a los que desde hace un buen rato están haciendo cola de que no podrán acceder al interior de la Modelo.

La cola bajaba por Entença y doblaba por la esquina de Provença / A. Ortega
La cola bajaba por Entença y doblaba por la esquina de Provença / A. Ortega

La indignación entre aquellos que se encuentran en la cola y que de repente se enteran de que no van a tener posibilidades de entrar se hace patente. Muchos no entiende cómo, si el primer fin de semana que se abrió ocurrió lo mismo, no se han adoptado medidas para evitar que otra vez decenas de personas que se han desplazado para conocer el interior del recinto se queden sin poder hacerlo,

FALTA DE PREVISIÓN.

Parece evidente que se trata de una falta de previsión.Pese a que desde la primera jornada de visitas sin cita previa la presencia de público superó con creces las expectativas, nadie ha adoptado ninguna medida para evitarlo. Y, evidentemente, la situación se ha repetido. La larga cola que desde primera hora de la tarde bajaba desde la entrada principal de la Modelo por la calle Entença, doblaba la esquina y seguía por Provença,

El personal es el mismo que el primer día, por lo que no se pueden meter más grupos de los previstos por la empresa organizadora.

Por eso, cuando a las personas que llevan entre cuarenta minutos y una hora haciendo cola les dicen que no van a poder entrar, el malestar es muy evidente. La mayoría se van por donde han venido lamentando lo que consideran una mala organización y pensando si vale la pena volver para que les pase otra vez lo mismo.

La encargada del equipo, María Gallardo, asegura que han tomado nota de lo sucedido y que intentarán evitar que vuelva a pasar, ampliando si es necesario el horario de visitas.

metropoliabierta.com